Suscríbete gratis para notificarte cuando publique algo nuevo. --*Suscribirme* cerrar ×
+

Cómo ser extraordinario 40 Consejos

Quizás crees ser una persona ordinaria, y de hecho hay muchas personas que creen ser “ordinarias” pero en realidad son “extraordinarios”, y Dios quiere hacer de tu vida una persona extraordinaria para su servicio. Quizás hay muchas virtudes en tu vida que puedes poner al servicio de Dios, pero tu pensamiento no te ha permitido dejarte usar por el Señor para su gloria.

extraordinario ordinario

El mundo te ve como “ordinario” pero Dios te dice: “Eres extraordinario para mi gloria».

En la Biblia nosotros hemos visto muchas virtudes que Dios ha puesto en los corazones de sus discípulos y de sus siervos, y de hecho si vamos a la Palabra de Dios, nosotros vamos a ver que muchos de los apóstoles eran seres ordinarios, es decir, hombres que ejercían un trabajo normal en la tierra, pero Jesús demostrando su poder y su plan para con ellos, vino a tomarlos para convertirlos en hombres extraordinarios, algunos de ellos pescaban, cobraban impuestos, o hacían labores normales, y eran hombres completamente normales.

El niño ordinario se vuelve extraordinario

La palabra “Ordinario” es una palabra que se refiere a lo “común”, a lo que es “normal o poco relevante”, y la palabra “Extraordinario” es algo o alguien que “destaca y sale de lo común”, y esto es precisamente lo que Dios quiere hacer con tu vida, quiere que seas una persona destacable para su servicio y su gloria.

La Palabra de Dios nos enseña un gran milagro relatado en Juan 6:4 al 12, pero especialmente se menciona que un muchacho, que la RAE define como “niño”, en el momento que se encontraba dentro de las multitudes, poseía solamente cinco panes de cebada y dos pececillos, era un niño sencillo, pero sin embargo, nos da la impresión que tenía toda la intención de quedarse por bastante tiempo a escuchar a Jesús, y por lo visto iba bien preparado para no sufrir de hambre mientras escuchaba al Maestro enseñar.

Pan de cebada

Primero veamos que “la cebada” de acuerdo al diccionario bíblico, es una planta muy similar al trigo, y se cree que es de menor calidad al hacer pan, en comparación al trigo, que es de mayor calidad a la hora de hacer pan, este muchacho era humilde, el pan que le acompañaba era de menor calidad que el trigo.

Pero aquí podemos ver que cuando Dios quiere manifestar su gloria y su poder, no importan los ingredientes o las circunstancias, lo que realmente le importa, es que la persona esté dispuesta a dejarse usar por su mano poderosa, para que Él comience a operar magistralmente en la vida de todos aquellos que desean dejarse usar para su gloria.

Pececillos

El niño solamente tenía de 2 a 3 pececillos, este niño me asombra, puesto que no tenía ni siquiera un buen pez para disfrutarlo, ya que la Biblia nos narra que eran pececillos, y estos son muy pequeños en comparación a un pez normal. El relato nos da la impresión que se trataba de una comida bastante sencilla, que acompañaba al niño junto a las multitudes que tuvieron el privilegio de escuchar las Palabras del Mesías Salvador.

El milagro

Dios en su amor y su misericordia, comienza entonces a tomar aquellos humildes 5 panes de cebada y 2 (3) pececillos, y comienza a bendecirlos para alimentar a la multitud. Aquel pequeño niño, yo imagino que se sintió entusiasmado, y observaba lo que el Maestro iba a hacer con aquellos panes de cebada y los únicos 2 pececillos que le acompañaban. Entonces Jesús manda a recostar a cerca de 5,000 varones, y multiplica los panes y los peces, se ha llegado a creer que comieron alrededor de 15,000 personas, según algunos estudios, ya que había más niños y mujeres que estaban entusiasmados escuchando al Maestro predicando sobre las palabras de Vida Eterna.

Saciados

Una vez Jesús hace el milagro, aquella multitud quedó saciada, inclusive la Biblia nos relata que sobró pan y de los pedazos llenaron 12 cestas. Increíblemente aquellos que habían dudado sobre la alimentación de la multitud, recién habían comido para de esa forma saciarse mediante el poder de Jesucristo.

Pero Cristo estaba demostrando algo, no solamente ofreció el alimento espiritual, sino además, ofreció el alimento terrenal. Y esto es lo que Cristo quiere hacer con tu vida, quiere no solamente que seas un instrumento carnal, él quiere que seas un instrumento espiritual en sus manos, para bendecir a las multitudes, pero es necesario que te pongas en las manos de Dios.

Se extraordinario y deja de ser ordinario

Cuando veo que Dios utilizó la comida y la vida de un pequeño, es cuando comienzo a ver que tu vida puede estar llena de muchas virtudes, y de muchas cosas extraordinarias que quizás no has puesto al servicio de Dios. Probablemente te has sentido que no tienes nada que ofrecerle a Dios, quizás crees que no tienes un don, un talento, y esta mentalidad ha venido a perturbar tu vida. Dios no solamente puede usar a un niño, Dios quiere usar a un joven, a una señorita, a un adolescente, a algún caballero o dama, inclusive a un anciano que pueda creerle a su poder.

Pero es necesario que le digas al Señor, he aquí mis humildes panecillos y mis humildes pececillos, que simbolizan aquellas cosas que tú crees “no tienen validez y son normales para tu vida”, pero que en las manos de Dios puede ser cosas con un valor bastante importante.

Aquel niño le ofrece al Señor cinco panes, y dos pececillos, pero nunca llegó a imaginar que aquellos panes y pececillos que puso en las manos de Dios, llegaría a alimentar a una multitud de 5,000 a 15,000 personas aproximadamente.

Quizás Dios ha puesto un sentir en tu corazón de hacer algo, y tú quizás dices: “Esto es algo pequeño, nadie lo tomará en cuenta”, pero tu problema es que piensas en lo que dirán primeramente las personas; y no piensas en lo que Dios realmente piensa de ti, que es lo más importante. Cuando comienzas a tener temor de las personas por “el qué dirán”, es cuando aquellas virtudes que están ocultas dentro de ti, comienzan a secarse y Dios te dice muchas veces:

«¡Dame los pocos panes y los pececillos que hay en tus manos!» Y tu respondes: “Señor lo que tengo no es válido para las personas, porque tengo poco para ofrecerte”.

Dios te vuelve a decir: “¡Dame los pocos panes y pececillos que tienes!”  Y tú vuelves a ponerle excusas a Dios, y al final nunca entregas esos panes y pececillos al servicio de Dios.

Imagina, si cuando Andrés le dice al Señor en la porción bíblica que te di: “Aquí hay un niño, que tiene cinco panes y dos pececillos”, si ese niño hubiese dicho: “¡Por favor déjenme disfrutar esos panes y mis pececillos, por favor no me quiten mi comida, porque esto no alimentará a esa inmensa multitud, es imposible!” Si este niño hubiese  dudado, te aseguro que otro hubiese dicho, toma mis panes y mis pececillos, y de igual forma el milagro se debía de concretar; Sin embargo, aquel pequeño ni tardo ni perezoso entregó aquello que se le pidió, y muchos olvidan a ese pequeño en la Biblia, muchos olvidan que ese pequeño le creyó a Dios, y su fe también hizo que toda la multitud comiera.

Recuerda que para entrar al cielo tenemos que ser como niños, y el secreto para servir a Dios, es que también deberíamos de ser como ese niño, ¡Dale esos panes y pececillos al Señor! Tú tienes que darle todo al Señor ahora más que nunca, ahora que estamos muy cerca de ver su gloria descender sobre nosotros, para luego ser recompensados allá arriba en los cielos. Si hay algo que a ti te parece “inútil” y creés que no es válido ante Dios como ejemplo: limpiar el templo, cantar, tocar un instrumento, llevar flores al altar, poner alguna cortina nueva, contribuir con algún bien o algún instrumento, muchas cosas que puedes ofrecerle a Dios, si todo eso te parece que “Dios no lo puede usar” deja de pensar “ordinariamente” y pasa a ser una persona “extraordinaria al servicio de Dios”.

En mi experiencia personal, yo he tratado de entregar todo lo que está en mis manos, y he tratado de ponerme al servicio de Dios de la mejor manera, y sé que tengo que concretar muchos proyectos futuros, de los cuales los tengo ya en las manos de Dios, pero sé que al tiempo perfecto de Dios llegarán. Pero en lo que esté en mi alcance, quiero entregarle lo mejor de mí al Señor, aunque quizás el mundo lo vea “como poca cosa”, para Dios puede ser algo grande e incalculable para su gloria. Te invito de igual forma a ponerte en las manos de Dios.

Di a ti mismo y deja por un lado esa mentalidad negativa, Di: “En el nombre de Jesús yo soy extraordinario en las manos de Dios, y pongo aquellas cosas peque­ñas, que para mí puedan no significar nada, pero en las manos de Dios pueden significar algo grande para su gloria”.

Hay muchas cosas que tienes que darle a Dios, de esa manera Dios puede usarte para su gloria y su servicio.

Dios puede usarte para bendecir a las multitudes, y quizás no se trata de un pan material, pero si de un pan espiritual que es su Palabra, pero tienes que creerle a Dios, tienes que saber que si te pones en las manos de Dios, pero accionas estas cosas, tus panes, que pueden ser aquellos talentos que tienes ocultos, y que se te olvidó ponerlos al servicio de Dios, hoy pueden ser reactivados en tu vida, para que Cristo pueda usar tu vida, y mediante tu vida, puedas bendecir a otros.

Pueden ser además tus pececillos, que tal si tienes alguna vocación, el de predicar, el de enseñar, el de tocar un instrumento, el de pintar cuadros que glorifiquen su nombre, bien puedes decirle al Señor, -quiero diseñar algún cuadro para tu obra, quiero comenzar a estudiar más duro ese instrumento para afinarlo mejor a tu servicio, pero desde ya lo pongo en tus manos, quiero cocinar para tu casa, quiero barrer tu templo, soy costurera y quiero contribuir a que tu casa luzca bella con cortinas confeccionadas por mí, quiero predicar tu Palabra, y quiero ofrecer el mejor sermón de mi vida cada vez que lo haga; Y así sucesivamente, estos son ejemplos, pueden ser muchas cosas más, pero algunos panes y pececillos deben de haber en tu vida, que necesitas ponerlos al servicio de Dios.

40 consejos prácticos para ser extraordinario

  1. Encomienda al Señor tu camino y Él hará.
  2. El nombre de Jesús tiene poder para dejarte usar por Él.
  3. Lee la Biblia para obtener dirección en tus decisiones.
  4. Pídele auxilio al Espíritu Santo quien te dirige hacia toda verdad.
  5. Ora con todo tu corazón.
  6. Ayuna para su gloria.
  7. Vigila para su gloria.
  8. Santifica tu vida y alejate del pecado.
  9. Entrégate en sus manos.
  10. No menosprecies tu llamado.
  11. No dejes pasar más tiempo.
  12. Dale excelencia a Dios.
  13. Nunca menosprecies lo que eres.
  14. Nunca digas “No puedo”.
  15. Mejora cada día para su gloria.
  16. Convierte lo negativo en positivo.
  17. No le dejes todo a Dios, se positivo (a).
  18. No seas pesimista.
  19. Busca la perfección para honrar a Dios.
  20. Se una persona extraordinaria.
  21. Deja de pensar ordinariamente.
  22. Eres imagen y semejanza de Dios.
  23. Dios te tiene con vida para algún propósito, cúmplelo.
  24. Ofrece tu vida completa a Dios.
  25. Nunca te des la gloria por los logros obtenidos al servicio de Dios.
  26. Rechaza toda palabra negativa cuando sirves a Dios.
  27. Viste decorosamente cuando sirvas a Dios.
  28. Ve las cosas “pequeñas” muy grandes en las manos de Dios.
  29. Nunca escuches la voz del enemigo cuando quiere desalentarte.
  30. Cuando sientas desmayar al ejercer tu privilegio, busca ayuda con tu pastor.
  31. Nunca pienses en las personas, cuando sirves a Dios.
  32. Piensa en las cosas que Dios hará mediante tu vida.
  33. Eres un vaso en las manos de Dios.
  34. Nunca envidies el don de otros, Dios te dará el don perfecto a tu vida.
  35. Cuando encuentres tu llamado específico no lo dejes ir, trabájalo.
  36. Un día envejecerás y tus fuerzas menguarán, no pierdas más el tiempo.
  37. Nunca es tarde para comenzar a servir a Dios.
  38. Si tienes los medios económicos, invierte en el reino de los cielos.
  39. Sin Dios y su Palabra eres ordinario, con Dios y su Palabra eres extraordinario.
  40. De Dios es la gloria, el imperio y la majestad, ante sus manos somos polvo, y bendición para su gloria eterna.

Deja de pensar ordinariamente y deja que Dios te convierta en una persona ¡Extraordinaria para su gloria!

Adelante, y no desmayes. ¡Eres una persona extraordinaria en las manos de Dios! Nunca lo olvides.



6 Respuestas

Toca aquí para comentar


  • CinDi el

    Muy buena ense)anza!!..me facina leerlo es de mucha bendicion!!Eres un siervo extraordinari0 en las manos de Dios! 😊.


    • Emerson Diaz el

      Bendiciones Cindi, gloria a Dios, y que Él bendiga tu extraordinario esfuerzo para servirle con todo tu corazón. 🙂


  • María M. Mercado el

    Extraordinario estudio. Me ha sido de mucha enseñanza. DLB y lo siga usando para su gloria.


    • Emerson Diaz el

      Extraordinario comentario. Gloria al Señor. Es un gozo haber bendecido tu vida. Amen 🙂


  • Norma Rodriguez el

    Dios te Bendiga varón de Dios, Tremendo me encanto, el padre poderoso Te siga Bendiciendo, Gracias por compartir.


    • Emerson Diaz el

      Eres extraordinaria hermana Norma, puesto que Dios ha puesto en tu vida algo especial, ya que el mensaje ha tocado tu vida y eso quiere decir que Dios hará cosas extraordinarias contigo. Me alegra que el tema te fue de bendición. Gloria a Dios. Adelante en la obra de Dios. 🙂


Leave a Reply