Suscríbete gratis para notificarte cuando publique algo nuevo. --*Suscribirme* cerrar ×
+

Quiero ser ministro de alabanza y adoración

Varias veces he escuchado a jóvenes decirme “quiero ser ministro de adoración y alabanza”, y es que usualmente muchos lo quieren ser y no está mal. He escuchado con mucha atención el sentir de muchos jóvenes acerca de este tema que muchas veces les apasiona, sobre todo el musical. El asunto de todo es que hay algunas cosas que hay que entender para saber si Dios nos ha escogido para esta difícil tarea, pero preciosa; Y de eso quiero platicarte el día de hoy.

Ministro alabanza adoracion

Algunos consejos para ser ministro de alabanza y adoración.

La ilusión de muchos hombres, jóvenes y mujeres, es poder servir a Dios en las distintas áreas que están disponibles dentro de la congregación, y estas áreas incluyen el ministerio de Adoración y Alabanza, un ministerio que para ser honesto y sincero, no es para todos, pero dejame explicarte que me ha llevado a pensar así.

Recordemos que una cosa es “ser adorador” y otra cosa es “ser ministro de adoración y alabanza”, es decir, el ministro de alabanza es quien dirige a la congregación, y su propósito es llevar olor fragante ante la presencia de Dios, por medio de la música o el canto, o canticos nuevos. Mientras que el adorador, es todo hombre y mujer que entrega su corazón a Dios, en ofrenda de adoración agradable ante la presencia de Dios, sin tener un cargo dentro de una congregación.

Hay ciertos rangos que Dios ha dejado en la Biblia para ejercer ciertos ministerios dentro de la congregación, hay un verso bíblico en donde se habla acerca de que David tenía un grupo de personas que eran cantores y músicos, este grupo estaba completamente al servicio del Señor (1 Crónicas 15:16). Estaban completamente dedicados y consagrados, para ejercer canticos a Jehová el Dios de los ejércitos. Esta era su tarea en ese entonces.

Cómo ser ministro de alabanza y adoración

Hace algunos días atrás te compartí el tema “Cómo ser un músico de Dios” en donde hablé algunas de las cosas que un “ministro debe de cumplir”, y es de esa manera en donde debes de ir comprendiendo, de que ser un ministro de adoración y alabanza para la gloria de Dios, tiene grandes diferencias al ejercer este ministerio. Aunque esos puntos también aplican para todos aquellos que quieren ser adoradores verdaderos, sin necesidad de ser directores o ministros de alabanza y adoración en una congregación.

Muchas veces en algunas lecciones de teclado que me han tocado impartir, me he dado cuenta de que hay un grupo grande que comienza con entrega, y con mucha ilusión de ser músicos al servicio del Señor, pero conforme vamos avanzando, algunos abandonan el curso, las razones pueden ser: “No les gustó el instrumento, pensaron que podía ser fácil, o decidieron que la música no es algo que ellos anhelan en su corazón, o simplemente quieren mejor dedicarse sólo al canto”, aquí hay algo interesante, porque en mi experiencia personal, yo recuerdo cuando mi amado padre, invirtió un dinero para que recibiera algunas clases privadas de teclado en casa, y recuerdo aquellos momentos con mucha nostalgia, porque en lo personal, la hora que me daban de clases, a mí no me alcanzaba, sentía como que eran unos 15 minutos de lección, y mi hambre por aprender comenzó a crecer cada día más, aunque aclaro que me falta muchísimo todavía por aprender, pues nunca dejamos de aprender.

Lo que no sabía, es que Dios me estaba preparando, para cosas grandes que en ese momento no pasaban por mi inocente mente. Pero de todas estas cosas, es en donde el músico o ministro debe de ser realista, Dios debe de poner algo en tu corazón para encaminarte hacia ese camino de ser un ministro de adoración y alabanza. Yo conocí muchos amigos que les llamaba la atención el mundo de la música cristiana, pero al final claudicaron en 2 pensamientos. Nunca se esforzaron, y nunca fueron ministros o directores de alabanza.

Por esa razón toma estos puntos en cuenta, para ser un ministro de adoración y alabanza al servicio de Dios, ya que mi intención no es desanimarte, sino motivarte a que aclares tu mente, para comprobar en tu corazón lo que Dios tiene para tu vida, porque quizás no es la música, puede ser para el servicio en el campo misionero, para pastor, maestro no sabemos, pero aquí están algunas ideas que podrían servirte.

1. Necesitas en primer lugar, tener un llamado a tu corazón por parte de Dios. Debes de sentir ese llamado en tu corazón, y ser una mujer u hombre apartado completamente para Dios.

2. No debes de claudicar en dos pensamientos, si comenzaste a sentir que Dios ha puesto el sentir en tu corazón de ser el ministro de adoración y alabanza, o el director de alabanza en tu congregación, es importante mantenerte en esa postura y posición, puesto que debe de haber un profundo amor y pasión por desarrollar ese cargo.

3. Es importante además, que te prepares de una forma profesional, para desarrollar el campo en el que Dios te ha llamado. Recuerda que antiguamente solía decirse: “Yo canto para Dios y adoro para Dios, y lo hago aunque sea desafinado (a), igual Dios ve mi corazón”, y por supuesto es válida esta postura para miembros en general, pero para ser un ministro de alabanza y adoración, necesitas darle ¡Excelencia a Dios!, y debemos de ser honestos, Dios escucha tu adoración, claro que sí, ya sea entonado, desafinado, he incluso gritado, y está claro; pero un ministro o director de adoración y alabanza, necesita tener la mejor formación musical posible como director que desea ser para Dios, y por eso es necesaria la preparación, tanto espiritual, como musical.

4. Recuerda que la Biblia describe en varios versos que los ángeles adoran a Dios, a mí me pasa algo curioso, en mi mente tengo una ligera sensación de que los ángeles ‘no cantan desentonados’ porque fueron creados con excelencia para la adoración eterna hacia Dios. Pero quiero volver a recalcar algo, no me refiero a la congregación en general, si no al músico que está sintiendo el llamado, de ser Ministro de adoración y alabanza, una desentonada pueda que nos ocurra a todos, pero como ministros debemos de buscar ¡La excelencia para Dios! Y de eso trata este punto, de que procures ser una sierva o siervo de Dios, y logres cantar o tocar tú instrumento lo mejor posible para Dios, porque recuerda que a Dios le agrada la calidad y la entrega de quienes dirigen a la congregación.

5. La Santidad es uno de los puntos más fuertes para todo creyente, pero el ministro de adoración y alabanza debe de tener enraizado esto en su corazón (todo creyente), puesto que cada uno de los que ministra al Señor, debe de mantener la santidad en su corazón, que es guardar la Palabra de Dios, y sobre todo mantener su testimonio lo más integro posible ante la presencia de Dios principalmente, y para la edificación del cuerpo de Cristo. No hay peor cosa que ser un ministro de alabanza, y que tu testimonio en la calle, en la escuela, con los amigos, se encuentre por los suelos. Por esa razón, guarda la Santidad y el testimonio en Cristo, para de esa manera ser un ministro que se destaque dándole gloria a Dios, para ejercer el cargo con responsabilidad, dedicación, sabiendo que no es cualquier cargo.

6. Dentro del ministerio de alabanza y adoración, suelen suceder muchas decepciones, tal es el caso de que te encontrarás que no ha todos les gusta como “cantas, o como tocas” jeje, y todo esto es natural, no a todos les cae bien lo que hacemos, pero es allí en donde debes de recordar que si has tenido algún tipo de preparación, debes de aceptar lo que estudiaste y hasta donde llegaste, recuerda que en esa área, ya no dependerá del que dirán las personas, dependerá de la entrega que quieres tener ante el Señor, y de ejercer el cargo a costa de lo que venga. Si al final Dios ya te puso el sentir, pues no queda nada más que darle para adelante con todo, sabiendo que de Dios vendrán las recompensas. Estas recompensas se verán incluso mientras ministras.

7. Recuerda que dentro del ministerio, debes de estar sujetado (a) a tu pastor, ya que es él a quien Dios puso a cargo para dirigir cada una de las áreas en la iglesia. Un ministro de alabanza necesita escuchar primero que nada la voz de Dios y la de su pastor, que también simboliza la voz de Dios, pues para eso Dios lo ha dejado en la congregación.

Consejos finales para ministros de adoración y alabanza

Una vez que ya lograste comprender el propósito de Dios para tu vida, y consideras que en verdad este es tu llamado, no hay otra cosa más bonita que mantenerte en oración, y en clamor para que Dios use tu vida como Él lo quiere hacer, falta solamente que tú quieras que te use. El ser ministro de adoración es algo hermoso, realmente es un privilegio tan grande que cada día te hará crecer espiritualmente.

Algo que siempre debes de mantener presente en tu mente y corazón, es que este campo lleva una gran responsabilidad propia, de constante búsqueda en la Palabra de Dios, e incluso de discernir muchas veces lo que la congregación este atravesando en el momento que estés ejerciendo este bello privilegio. Pero todo esto vendrá por añadidura cuando te enfocas en «Buscar primeramente el Reino de Dios y su Justicia» al sujetarte a la Palabra de Dios.

Te sugiero además mantener un corazón humilde ante Dios pues Dios quiere usarte como un vaso nuevo y limpio ante su presencia.

Próximamente y con la ayuda de Dios, estaré compartiéndote más cosas que Dios me ha enseñado en este caminar. Así que ánimo, que este ministerio es algo hermoso, y al final terminaremos junto a nuestro amado Salvador Jesucristo, ejerciendo este cargo cara a cara en su gloria. Hasta una próxima, y deseo de todo corazón, que Dios te use conforme a su plan y a su propósito en tu vida.



7 Respuestas

Toca aquí para comentar


  • Carolina el

    Muchas gracias por compartir este mensaje, realmente tocó mi corazón, todo me pareció muy bien explicado. El grupo que lideramos mi esposo y yo es acústico, y desde siempre nos ha encantado la mùsica. Entiendo perfectamente que Dios se merece todo lo mejor que podamos hacer, ya sea cantando ó tocando algún instrumento. Bendiciones y una vez más, gracias !!


  • Giovanni Massa el

    Gracias, este blog me gusta, es correcto todo lo que dices, soy Saxofonista y Musico, y alabo a Dios, en casa de libertad Panama, y es un gran privilegio el poder adorarle y ministrar al pueblo de Dios, les invito a que vean mi intagram @giomasax y mi facebook Giovanni Massa y Dios les bendiga.


    • Emerson Diaz el

      Bendiciones Giovanni, gloria a Dios que el tema sobre cómo ser un mejor ministro de alabanza te fue de bendición. Adelante en la obra de Dios.


  • Pamela el

    Dios les bendiga, mi nombre es Pamela, siempre me ha gustado la musica de hecho queria ser cantante famosa pero cuando me volvi cristiana todo cambio y empece a cantar para Dios, he escrito alabanzas para él, y lo unico que más anhelo en mi vida es cantar para él, pero quisiera saber si eso significa que tengo llamado para ser ministro de alabanza.


    • Emerson Diaz el

      Pamela creo que si te gusta la música, y ya traes el talento y puedes cantar, y sobre todo Dios mediante su Espíritu te ha puesto en el corazón que le sirvas, esta claro que debes de ejercer el don que Dios te dio. Como explique en el tema titulado “a que nos enfrentamos los músicos cristianos”, muchas veces el enemigo parece que persive cuando hay un músico talentoso que quiere servirle a Dios y lo primero que hace es ofrecerle el mundo para desviar al músico de que adore a Dios; y tristemente muchos han caído en esta trampa mortal.

      Te animo a orar al Señor por las noches en tu cama, pídele que aclare tus ideas, y que te confirme mediante su palabra o profecía, sueño, si desea que ministres para su gloria. Si ya sientes ese deseo creo que el Espíritu de Dios, ya ha comenzado a operar en tu vida. Bendiciones 🙂


  • Alejandra Borquez el

    Hola… me llamo Alejandra .. Uh es largo de contar… mi vida… resumo he sido llamada siempre para ser ministro de alabanza y adoración, de hecho lo he sido desde los 15 años. Ahora hace ya 10 años que no. Dos preguntas… ¿Como hacemos si los líderes de alabanza de una iglesia incluyendo al mismo Pastor no te dejan crecer en esta área sabiendo que es nuestra área?… que además ellos se conforman con poco, no quieren aprender ni superarse hacia la excelencia de alabar a Dios… se conforman y no les interesa estudiar…. canto etc. Es muy triste… ingresamos de hecho empezamos, pero al ver que demandábamos ensayo y más…no les gusto e indirectamente nos sacaron sin dar explicación…


    • Emerson Diaz el

      Dios te bendiga Alejandra, en este caso te queda doblar tus rodillas y pedirle a Dios dirección, para que él te pueda hubicar en el lugar del ministerio que Dios ya te llamó.

      El ensayo es importante, pero te diré que a lo largo de estos años, he notado que últimamente quienes ensayan, muchas veces nos acostumbramos a ensayar con músicos que cualquier estrofa o canto, lo toman en un par de minutos y no se batalla en lo absoluto con ellos. 1 o 2 ensayos podrían bastarle a este tipo de músicos para tocar en algún evento grande. Pero tal parece que muchas veces se está olvidando que hay músicos que necesitan desarrollarse en el altar para que puedan tocar con mayor excelencia a Dios.

      En este caso sugiero hablar con el Pastor nuevamente, y exponerle las ideas. Pero soy de la opinión que si en este caso tú tienes el deseo de superarte hazlo tú, y crece tú musicalmente, dejando las ideas de los demás por un lado, para centrarte tú en el ministerio que Dios te llamó. Lamentablemente dentro de la iglesia «con que se tenga música es suficiente», y esta mentalidad hace que aún pastores no quieran invitar a nadie más para ministrar, para lograr caer en el conformismo de lo que ya hay. Pero bueno. Muchas veces lo poco que aprendí de teclado, tuve que salir yo de mi propia comodidad para ir en busca de ir mejorando. Hasta ahora si fuera por los demás, yo no hubiese seguido aprendiendo.

      ¿Qué quiero decirte con esto? No permitas que la mentalidad de los demás te corten las alas para tu seguir una línea de profesionalizarte. Paga tus estudios tú de canto, o ve a la escuela de canto y sal adelante tú con la ayuda de Dios. De esa manera harás la diferencia… Y estarás preparada para ayudar a tu banda en cuanto Dios te diga, «Ahora es tu tiempo de salir a ministrar». Bendiciones 🙂


Leave a Reply