Suscríbete gratis para notificarte cuando publique algo nuevo. --*Suscribirme* cerrar ×
+

¿Por qué cantar con fe a Dios? 4 Consejos

Cantar con fe a Dios, es una parte fundamental cuando adoramos su nombre, ya que muchas veces nos vemos rodeados de cantos que invitan a fortalecer nuestra vida, así como hay cantos de adoración también los hay de consolación, de restauración, de exhortación, de victoria, de paz, de gozo, de testimonios, de guerra espiritual, y una infinidad de cantos que día con día suenan en los hogares o en las diferentes congregaciones de alrededor del mundo.

Porque cantar con fe

Cuando cantas con fe – algo grande sucede.

Es importante reconocer este tipo de cantos, tal como leemos en Efesios 5:19, en donde el verso nos invita a cantar Salmos junto con cánticos espirituales, de los cuales debemos de alabar al Señor en nuestros corazones.

Fijate bien, cuando nosotros cantamos este tipo de cantos que Efesios nos describe, es importante hacerlo con el corazón, pensando en que estamos exaltando primeramente la gloria de Dios, y lo demás será añadido, cuán importante es entonces entonar estos cantos con todo el corazón, ¿Por qué será que la Biblia nos habla sobre esto?

¿Por qué cantar con todo el corazón a Dios?

Una de las partes importantes de cada creyente es darle la gloria a Dios, y esto lo podemos hacer de diferentes maneras, y una de ellas es por medio de la alabanza y la adoración, aunque en muchas iglesias aún no han comprendido en realidad el concepto “alabanza y adoración”, haciendo este momento una simple parte del servicio, y muchas veces el Espíritu Santo quiere moverse en medio de la alabanza, pero no le es permitido, y lo único que se logra es desperdiciar una oportunidad más, para hacer que nuestra alabanza sea escuchada ante la gloria de Dios verdaderamente.

Pero cuando nosotros decidimos cantar con todo el corazón a Dios, no solamente los problemas que nos agobian salen disparados, el Señor comienza a darnos fuerzas nuevas, nos comienza a renovar constantemente por el poder de su Espíritu Santo, y cuando hablo de renovar, me refiero a que muchas veces necesitamos fuerzas nuevas para continuar en esta batalla interminable para llegar al cielo.

La alabanza y la adoración mi querido (a) lector, son armas que Dios nos ha dejado específicamente a sus escogidos, a los que hemos sido comprados por la Sangre del Cordero, son armas que si tú dejas que su Espíritu Santo te dijese como usarlas verdaderamente, comprenderíamos que estamos siendo abrazados por la gloria de Dios.

El canto, la música y las letras inspiradas por Dios, no son cualquier cosa, cuando tú decides cantar con todo tu corazón, ten seguridad que lo que estas cantando, primeramente le está dando la gloria a Dios, y es de esa manera que su Gloria comienza a tocar y a fortalecer cada corazón en cada vida.

Es importante cantar con todo el corazón a Dios, pero teniendo fe al cantarle…

¿Entonces por qué cantar con fe a Dios?

La respuesta es sencilla, cantar por cantar, es lo que usualmente el pueblo de Dios hace, y lo he visto muchas veces, pero cantar con el corazón y con fe, son palabras mayores, cuando tú cantas con fe, y lo estas sintiendo en tu corazón, es cuando tu alabanza o tu adoración se hará «Rhema» en tú vida, es cuando comenzarás a experimentar el poder de Dios en tú corazón, es cuando comenzarás a sentir el fluir de su Espíritu Santo en todo tu ser, muchas veces puedes cantar “Alzo mis ojos a los montes, de donde viene mi socorro”, pero sabes que si no lo estás cantando con fe o con todo tu corazón, ni siquiera lograrás impactar al que está a tu lado, y menos a tu familia. Pero cuando comprendes que cantar con fe a Dios y con todo el corazón, algo causas en el ambiente, es entonces cuando comienzas a ver milagros, sanidades, libertad a los cautivos, y una serie de eventos que sólo la misericordia de Dios puede hacer, cuando hay cantos que están siendo entonados con fe, pasión y sobre todo con todo el corazón.

Al escribir estas líneas, quiero sugerirte que comiences a experimentar a cantarle a Dios de las maneras que te sugiero, y hare un pequeño listado para que subas con tu alabanza hasta la gloria de Dios. Aclaro que mi intención, es que tú tengas experiencias extraordinarias al alabar a Dios, no importando en el país que te encuentres, Dios es un mismo Espíritu, y su poder será manifestado a tu vida, como lo ha sido conmigo.

  1. Canta con fe – La fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Si estamos confiando en lo que dice el himno, y sobre todo si está inspirado en la Palabra de Dios, ten la confianza de que tu canto subirá hasta la presencia de Dios y será escuchado, necesitas acerte un espacio allá arriba, no creas que sólo tú adoras a Dios, hay millones de hombres que adoran con todo su corazón, sin contar los millones de ángeles que adoran por siempre en los cielos, recuerda esto, tienes que lograr ser escuchado (a) allá arriba.
  1. Procura no distraerte mientras adoras y cantas a la gloria de Dios, una de las cosas que he notado, es que muchas personas ni siquiera pueden concentrarse para decirle al Señor “Santo eres mi Dios y mi Rey”, si no puedes concentrarte con pequeñas estrofas, no podrás fluir en cántico nuevo ante el Señor, por lo tanto no te distraigas mientras adoras a Dios, y trata de que nadie desvíe tu atención cuando lo hagas, que sea un momento entre tú y Dios solamente.
  1. Canta con todo tu corazón – ¿Cómo es eso? ¿Alguna vez le dijiste palabras bonitas a alguien verdaderas? ¿Recuerdas que tu corazón latió fuertemente cuando lo hiciste? Algo así es cantar con todo el corazón a Dios, cantarle a Dios es vivirlo, sentirlo, hacer vivas esas palabras en mi alma, mientras su poder se hace sentir en tu corazón. Algo así es cantarle con todo el corazón a Dios, debe tu corazón de latir fuertemente por su gloria, aunque muchas veces es el Espíritu Santo quien toma el control, cuando cantamos con toda nuestra pasión.
  1. Date un espacio para escuchar la voz de Dios, muchas veces cuando hacemos esto, inmediatamente sentimos como el Señor nos habla al corazón, y probablemente piensas “quizás sólo son ideas mías”, pero inmediatamente si estas adorando con pasión y fe, debes de identificar que es Dios quien te habla, puesto que su mismo Espíritu te lo hace sentir en tu corazón. Identifica la voz de Dios mientras adoras, para de esa manera aprovechar esa oportunidad de saber lo que muchas veces Dios tiene que decirte, mientras disfrutas de su presencia. Quizás ese es el momento que Dios estuvo esperando, para hablarte de alguna necesidad espiritual en tu vida, y que habías olvidado, y es entonces cuando recuerdas que días atrás estuviste orando por eso, pero como te metiste tanto en la adoración, Dios te sorprendió en el momento que menos lo esperabas.

Estos son solo algunos ejemplos de los cuales yo mismo he experimentado adorando a Dios, quizás Dios se muestre de otra manera en tu vida, pero de algo debes de estar convencido (a), Dios es capaz de escuchar la adoración y exaltación que se hace con fe, con certeza y con confianza hacia su gloria, no es en vano aquel verso bíblico que nos dice; “clama a mí y yo te responderé”, cantarle a Dios también es un clamor hacia la gloria de Dios, desde lo profundo de tu corazón, por lo tanto espera respuestas de Dios, si lo haces con fe.

Si cantas con fe, serás capaz de hacer que la presencia de Dios descienda en donde te encuentres, si cantas por cantar, quienes estén a tu alrededor podrán valorar tu voz, y “tu gran talento”, pero la presencia de Dios brillará por su ausencia. Es mejor cantar con convicción y fe, y que la presencia de Dios descienda, que ofrecer un espectáculo en donde todo quedará en aplausos… por esa razón recuerda cantar con fe y convicción. E.D.

Esto de adorar y de alabar a Dios con fe, si todos los creyentes al evangelio de Cristo lo lográsemos comprender, especialmente el Ministerio AA, te aseguro que las congregaciones vivirían cada día de la mano de la presencia de Dios, pero muchas veces se ha caído en cantar por cantar, sin fe, sin convicción, sin vivirlo y sin sentirlo, pero peor aún las “nuevas modas” de alabar a Dios, están creando sensaciones emocionales, de las cuales ya no es la presencia pura de Dios moviéndose en los corazones, son más las luces, los aplausos, y las toneladas de sonidos “que hacen que la gente crea adorar a Dios”, pero en el fondo la presencia de Dios muchas veces brilla por su ausencia. Es tiempo de alabar y de exaltar a Dios con fe y convicción, para que cuando lleguen esos eventos masivos, o el tiempo de adorar en tu congregación, o en tu propia casa, verdaderamente nos concentremos, pero para obtener una verdadera adoración genuina con fe y con certeza de lo que estamos cantando para su gloria.

Recuerda entonces estos puntos fundamentales que te enseñarán a cantar con fe a Dios, y que además han sido probados por mi propia experiencia con Dios, así que te garantizo que funcionan, solo aplícalos a tu vida ¿De acuerdo? Me voy… cuidate y adelante en la obra de Dios. ¡Canta con fe!



2 Respuestas

Toca aquí para comentar


  • Eduardo del León el

    Bendiciones hermano Emerson. Quería decirle que son de mucha bendición sus temas sobre la alabanza y la adoración. Es difícil encontrar temas sobre este tema que te trasmitan La certeza que lo que estas leyendo es departe de Dios. Me fue de mucha bendición este tema. Sé que es inspirado por El Espíritu Santo De Jehova. Espero y siga subiendo más contenido sobre ese tema. Pues sé que son armas importantes para estos tiempos en donde la alabanza a Dios en espíritu y en verdad sera una de las armas más inportantes para poder vencer hasta el día que regrese Cristo. Bendiciones desde Lancaster.


    • Emerson Diaz el

      Bendiciones Eduardo. Gloria al Señor por el impacto de este humilde tema en tu vida. Y por la misericordia de Dios seguiré compartiendo experiencias con Dios en el tema de la alabanza y adoración a la medida de lo posible. Me emociona que lo que en su momento el Señor me inspira a escribir, sea inspirador para el resto de mis hermanos, pero sobre todo a tu vida. Adelante y a «cantar con fe a Dios». 🙂


Leave a Reply