Suscríbete gratis para notificarte cuando publique algo nuevo. --*Suscribirme* cerrar ×
+

¿Por qué adorar a Dios realmente?

«Por qué debo de adorar a Dios con todo mi corazón». En la inspiración de la noche, cuando cada estrella brilla en el firmamento, cuando vemos la belleza nocturna junto a la luna, cuando alzamos nuestra vista al cielo, y contemplamos aquel hermoso diseño (cuadro), nuestra mente, que se encuentra en plena comunión con Dios puede inmediatamente saber que Dios es Superior a toda esa belleza, y nos demuestra que sus palabras han estado allí desde el principio y el fundamento del mundo.

por que adorar a Dios

Al caer la noche ella nos recuerda nuestros orígenes bíblicos y la creación de Dios.

Muchas veces quizás puedas preguntarte “¿Cómo puedo ver a Dios para adorarle?” Y muchas veces se nos olvida, y me incluyo de igual manera, de que basta solamente dar una pequeña mirada al cielo para recordar que Él ha creado a sus lumbreras y a las luces que adornan el cielo llamadas estrellas desde el principio del mundo, para darnos luz durante la noche y su sol durante el día. La Biblia nos muestra que desde el principio en Génesis 1:16, estas pequeñas luces incluyendo la luna y planetas que podemos apreciar por las noches, son parte del cumplimiento bíblico, y han estado allí recordándonos todos los días que Dios está cumpliendo su bendita Palabra desde el principio del mundo, siendo sus palabras consumadas y vistas en los cielos.

¿Entonces por qué debo adorar a Dios?

Muchas veces solemos ser un tanto desagradecidos con Dios, pero cuando llegamos a experiencias profundas, nos damos cuenta que el amor de Dios siempre ha estado allí desde la fundación del mundo, y la única forma de que nosotros podemos agradecer toda esa bondad y misericordia, es por medio de abrir nuestros labios y rendir nuestra vida completamente a Dios como ofrenda agradable de adoración.

Muchas veces necesitamos tomar un respiro profundo, y dejar por un lado las diversas situaciones de la vida, dejar por un lado aquellas cosas que no te están permitiendo tener una adoración profunda para con Dios, a veces es necesario tomarse un descanso, y ver hacia el cielo, y contemplar los versos bíblicos que nos hablan del principio del mundo y de la fundación del mundo, para recordar que estamos adorando y exaltando a un Dios que verdaderamente nos ama, y diariamente nos recuerda sus promesas con tan solo levantar nuestra cabeza, y contemplar las obras de sus manos, ¡Bendito y alabado sea el nombre de Dios quien Reina y vive por la eternidad!

En mi caminar con Dios, he aprendido que debo de adorar a Dios como si fuese la última vez aquí en la tierra, y esta mentalidad la deberías de tener tú también, y todo creyente al evangelio de Cristo, recuerda que para muchas personas que caminan en el mundo, el mañana ya no llegará, y probablemente estas personas que ya están bajo el plan de Dios, perderán un día valioso, en donde pudieron darle gloria, honor, tributo y alabanza a Dios con todo su corazón hoy.

Muchos creyentes están en este momento padeciendo terriblemente en un hospital, y tienen las ganas de estar en la casa de Dios para adorarle y no pueden hacerlo en este momento. Para algunos de ellos, solamente es levantar una adoración extrema en medio de sus dolencias. Algunos adoraron con todo su corazón en su momento, mientras que otros lamentan el no haberlo podido hacer como Dios realmente lo deseaba en sus vidas.

Por qué adoro a Dios como si fuera el último minuto de mi vida

Cuando tú nunca has estado al borde de la muerte, es fácil desperdiciar cada día que pasa, pero cuando te encuentras en una situación como me ocurrió a mí hace muchos años atrás en mi adolescencia, cuando me encontraba en una condición de pecado, y el Señor me habló que había llegado mi hora de morir en esa condición, aunque reconozco que no es que yo practicase el pecado de la inmoralidad o anduviese sumido en la perdición, a mi forma de ver las cosas, era un pecado que “yo pensaba que quizás para Dios no tenía mucho valor e importancia”, pero él me enseñó que cualquier pecado que parezca chico, es tomado en cuenta por Él como cualquier pecado que pareciera grande; pero en esa condición recuerdo claramente mi enfrentamiento con la muerte, y realmente fue algo tan tenebroso que tan solo pensarlo, aún siento la gran misericordia de Dios sobre mi vida fluir de una manera hermosa desde ese día. Ese fue el día en que Dios me dijo: «Te voy a dar una oportunidad más para que me adores como lo merezco», y desde ese entonces mi voz, mi alma y todo lo que soy no ha parado de levantar adoración y exaltación al Dios de mi salvación.

No esperes que Dios venga a hacer algo drástico en tu vida para reconocer su poderío y su majestad, es mejor alabar en tiempos de gracia en donde tu adoración hacia Dios, es como un perfume fragante que sube hasta la gloria de Dios.

Cuando tú tienes experiencias extraordinarias, que incluso Dios nos da el privilegio de contarlas, para alertarte, es cuando muchas veces entendemos que no hay otra cosa más bella y preciosa que adorar y bendecir el Santo nombre de nuestro Señor Jesucristo, creador del cielo y de la tierra. Cuando hay vida en Cristo, hay esperanzas de seguir adorándole por la eternidad, pero cuando no la hay, ya no habrá oportunidad el día de mañana para exaltarle.

Por esa razón, es importante que cuando decidas adorar a Dios, en tu habitación, en la iglesia, en alguna reunión familiar, o en algún evento importante, hazlo con todo el corazón, sabiendo que ese día podría ser la última vez en la tierra, que Dios te permita levantarle tu voz en ofrenda de adoración. No hay nada más hermoso que levantar la voz o levantar las manos para adorarle, y sentir que estamos haciéndolo con todo lo que hay dentro de nuestra vida, pero sobre todo, con todo nuestro corazón.

Un verdadero adorador sabe que al concluir su carrera aquí en la tierra, seguirá su labor en el cielo, por esa razón adora a Dios como si fuese el último minuto de tu vida, sabiendo que si lo hiciste con devoción y con amor aquí en la tierra, al estar frente a Dios, tendrás una sonrisa de satisfacción en donde tu podrás decirle al Creador, que la adoración que ha nacido de tu corazón, lo has hecho con todo tu amor y con toda tu dedicación para su gloria. Aunque estoy seguro, que el Creador te dirá «No tienes por qué explicarme nada, te conozco perfectamente y conozco tu corazón».

Busca la presencia de Dios siempre

Estamos en un tiempo, en donde el Señor está buscando adoradores en Espíritu y en Verdad, en donde ya no hay tiempo para desperdiciarlo, en donde el Señor está tan cerca de nosotros, que tan solo escuchar los noticieros estamos conociendo que pronto, un gran equipo de adoradores genuinos de todas partes del mundo, unirán su voz para decirle ¡Santo, Santo, Santo y mil veces Santo!

Es momento de que tomes la adoración desde lo profundo de tu corazón, como algo que debe deleitarte y que debe de ser parte fundamental de tu vida, de nada serviría cantar bonito, danzar bonito, aplaudir bonito, levantar tus manos, si en tu corazón aún hay áreas que no están realmente reservadas para la gloria de Dios. Es tiempo de adorar a Dios con todo lo que eres, con todo tu ser, con toda tu mente, y de edificar la casa de Dios, e inclusive tu propia casa con adoración genuina como si fuese el último minuto de tu vida.

Si yo fuese una estrella, aún desde el espacio gritaría despacio, que la gloria de Dios sigue siendo real al mundo. E.D.

Es mi deseo que seas un adorador conforme al corazón de Dios, y que su Espíritu Santo morando en ti, pueda dirigirte hacia el camino correcto de la adoración que solamente le pertenece a nuestro Padre celestial que está en los cielos, recuerda que hoy es el día que hizo el Señor para adorarle, para exaltarle y para bendecirle como si fuese la última vez aquí en la tierra. Aprovecha el tiempo y no dejes pasar un día más sin recordarte adorar a Dios desde tu corazón.

Que Dios te bendiga y hasta una próxima entrega, cuando Dios me vuelva a dictar lo que hoy me ha dicho que comparta a tu vida. Mira las estrellas, mira la luna, y anhela su presencia, porque su reluciente brillo y suavidad en la noche, son un recordatorio de que Dios sigue siendo fiel y verdadero desde la fundación del mundo.



Sin respuesta

Toca aquí para comentar


Todavía no se han publicado comentarios.

Leave a Reply