Suscríbete gratis para notificarte cuando publique algo nuevo. --*Suscribirme* cerrar ×
+

¿Por qué adorar a Dios con los ojos cerrados?

Si bien la adoración puede hacerse tanto con los ojos abiertos como también cerrados, pero en algunas ocasiones podrías preguntarte ¿Por qué cerrar los ojos cuando adoro a Dios? La respuesta es un tanto sencilla de responder, pero a la vez tiene su profundidad y su significado.

¿Alguna vez te hiciste esta pregunta? Ahora me gustaría compartir contigo algunas cosas que quizás podrían contribuir a que puedas profundizar en la adoración que Dios se merece, desde lo profundo de tu corazón.

Adorar con ojos cerrados

Al cerrar tus ojos contemplas la gloria de Dios.

Los ojos son los que absorben todo lo que se encuentra en el exterior y estas cosas exteriores entran a nuestra alma, por ejemplo, si tú ves un bello atardecer, entonces te darás cuenta que la tarde te ofrece una especie de paz y tranquilidad a tu vida, te ofrece una especie de comunión para con Dios, y quizás llegas a decir “que cosas hermosas hace mi Dios”, en ese momento tus ojos se deleitan contemplando aquel bello paisaje.

Al cerrar mis ojos me olvido del mundo exterior

Cuando cierras tus ojos y comienzas a adorar a Dios, en ese momento es una comunicación entre tú y Dios, en ese momento es cuando las 10 horas o más, que mantuviste tus ojos abiertos al mundo exterior durante el día, deben de ser cerrados cuando adoras a Dios. Por esa razón, cuando cierras tus ojos mientras adoras a Dios, es cuando tu corazón comienza a mantener la mirada puesta en el autor y consumador de la vida, Cristo Señor nuestro.

Cuando abres tu boca con tus ojos cerrados, estás haciendo un acto simbólico pero efectivo, ya que tus ojos dejan el mundo exterior porque deseas obtener una comunión más profunda con Dios en tu adoración, porque deseas que quien está a tu lado, no obstruya la comunión y la comunicación de exaltación para con Dios, deseas que sea un momento entre tú y Dios solamente.

Cuando cierras tus ojos, es solamente tu adoración fluyendo, sin ver a nadie, sin saber quién está a tu lado, sin importar quien se molesta por la exaltación que ofreces a Dios, palabras como “¡Santo, Digno, Te amo mi Cristo!”, son algunas palabras que salen muchas veces desde lo profundo de tu corazón.

Cuando cierras tus ojos, muchas veces su Espíritu Santo habla a nuestra vida, por medio de voz audible, o por medio de su presencia, cuando comienzas a llorar, cuando comienzas a sentir que una paz invade tu alma, un gozo y tranquilidad quebranta tu corazón, quizás levantas más fuerte la voz porque su presencia está literalmente inundando tu vida con paz y amor. Si algunas de las cosas mencionadas se identifican contigo, estas dirigiéndote al camino correcto, y descubriste que con tus ojos cerrados estas logrando una forma más reverente para adorar a Dios.

En algunas ocasiones, es posible que tengas algunas batallas para cerrar tus ojos en el momento de adorarle, y quizás el enemigo pueda estar estorbando tu vida, para que no recibas lo que Dios quiere darte por medio de la adoración.

Aunque la adoración hacia Dios muchas veces no es tomada muy en serio durante una reunión, o durante tu estadía en el hogar, pero cuando verdaderamente logras descubrir que hay algo más profundo en ella, y cuando mantienes tus ojos cerrados sientes su presencia, nunca más querrás adorarle con los ojos abiertos. Aunque hay algunas acepciones en donde el ministro o algunas de las personas que se encuentran cuidando el orden dentro de algún templo o estadio, deben de permanecer con sus ojos abiertos, pero aún en esos casos tu boca debe de estar llena de adoración, y Dios tocará tú vida.

Contempla la gloria de Dios con tus ojos cerrados, y cada vez que quieras adorarle, recuerda que las ventanas del mundo exterior deben de ser cerradas, para entrar al Santo lugar, con reverencia y temor, sabiendo que Dios hará con forme a tu fe, y a la intensidad de tu adoración.

No abras tus ojos, mantenlos cerrados, si deseas ver la gloria de Dios cuando adoras con intensidad desde lo profundo de tu corazón. Emersondiaz.com



6 Respuestas

Toca aquí para comentar


  • Yaniana el

    Wuaoooo he leido varios articulos y con todos me identifico, de verdad le doy gracias a Dios por tu vida porq a traves de esto me confirma, q como adoradora le agrada.


    • Emerson Diaz el

      Me alegra Yaniana que Dios te esté tocándo con estos temas y este tema del “por qué adorar a Dios con los ojos cerrados”, es uno de los temas que más aplico a mi propia vida. Adelante y que Dios bendiga tu vida grandemente. 🙂


  • Felix Leis el

    En el Salmo 123:2 dice asi: He aquí como los ojos de los siervos miran a la mano de sus señores, y como los ojos de la sierva mira la mano de su señora. Así nuestros ojos miran a Jehová nuestro Dios, hasta que tenga misericordia de nosotros.


  • Rosita el

    Que bendición tener un hermano como tú Emerson. Cuando tu entiendes lo que DIOS es en tu vida, autómáticamente te conviertes en una bendición para los que te rodean. Gracias a DIOS por tu vida.


    • Emerson Diaz el

      La gloria es del Señor Rosita. Me alegra que el tema sobre el por qué debemos de mantener los ojos cerrados al adorar te es de bendición. Así mismo necesitamos muchas veces mantener nuestra vida aislada del mundo exterior mientras adoramos mediante las ventanas de nuestra alma que son los ojos. Bendiciones.


  • Lisbeidys Amundarain el

    Cerrar los ojos te conecta directamente con el amado asi que no pierdas su atencion mientras se deleita en tu adoracion .


Leave a Reply