Suscríbete gratis para notificarte cuando publique algo nuevo. --*Suscribirme* cerrar ×
+

Mi pasión eres Tú ¡oh mi Dios!

El día de ayer el Señor me inspiró a compartirle una melodía llamada «Mi Pasión eres Tú» y que además hoy por primera vez quiero compartirla contigo, y más abajo mientras escribo te diré lo que simboliza esta melodía que hoy puede llenar tu vida si lo deseas. Te comento que mientras tocaba el piano me sentí inspirado en tocarle una melodía al Señor, pues Él se merece en realidad cada parte de lo que nosotros podamos ofrecerle, mientras nosotros reconozcamos su grandeza y su poder en nuestra vida su amor y su poder estará disponible para ti, ¡Alabo tu nombre Dios soberano!

pasion por Dios

Cuando adoramos con pasión logramos acercarnos más a Dios.

Por si en caso lo deseas te dejo el player (reproductor) a tu derecha o bajando al final de este tema, por si deseas escuchar la melodía mientras lees lo que me llevó a tocar esta dulce melodía dirigida para Dios, pero que además está dirigida a tu corazón en específico, puesto que siempre he creído que por medio de las notas musicales, la paz y el gozo del Señor inundarán tu vida, siempre y cuando el objetivo principal sea exaltar el nombre de Dios, lo demás será añadido a tu corazón.

La pasión de Cristo nos da vida

A veces los músicos pensamos que “haciendo acordes extravagantes para impresionar a las multitudes es lo que marcará la diferencia” para obtener el reconocimiento. Pero cuando nosotros decidimos tener una comunión más profunda con Dios, no debemos de pensar en lo que las multitudes desean escuchar, lo primero que hay que hacer es demostrar que sobre todas las cosas Dios es tu pasión. Cuando reconoces que todo lo que haces es con una pasión y con un fuego intenso desde tu corazón para darle gloria a Dios, es cuando has logrado la victoria para tu vida.

La melodía que he ofrecido al Señor, es una melodía que comunica paz, tranquilidad, gozo, y además lleva sanidad al corazón herido, mientras las notas glorifican el nombre de Dios. A pesar de que no soy muy dado a tocar instrumentales, esta melodía ha nacido de la improvisación, lo que me apasiona en realidad, puesto que simplemente me dejo llevar por lo que Dios pone en mis manos y en mi corazón en el momento, y esto es lo que te comparto esperando sientas tu también el momento que he vivido a solas con Dios, dándole una melodía para su Gloria al Rey de mi salvación. Es emocionante en realidad, ya que no hay mejor cosa que una melodía con sentido y que ministre el gozo y la paz del Señor a tu corazón.

Cuando tocaba esta melodía que he llamado «Mi pasión eres Tú», simplemente he sentido un gozo tremendo en mi corazón, y las palabras para explicarlo no son suficientes, puesto que cada pequeña nota está simbolizando un impulso desde mi corazón para la gloria de Dios. Ese impulso es resumido en la palabra “Pasión”, que debería de identificar a cada creyente al evangelio de Cristo, pero especialmente a cada músico cristiano que no le importa más que glorificar el nombre de Dios, poniendo ante sus pies lo poco que tenemos en nuestras manos o voz.

Cuando recordamos el sacrificio de Cristo, mi mente me lleva a la cruz del Calvario, en donde Cristo fue dando pasos lentos, agotados y con mucho cansancio y dolor hacia la cruz, todo esto tenía un propósito muy importante, y este propósito fue llegar hasta la Cruz por compasión a nosotros, y permitir que hoy valoremos esa compasión en un amor intenso desde lo profundo del corazón para darle la gloria a Él con pasión, por siempre y para siempre.

Cuando expresamos palabras de adoración a Dios, debemos de cerciorarnos que vengan desde lo profundo de nuestro corazón, que sean palabras que en realidad vengan dirigidas para Dios, en donde el Señor sepa que lo estás haciendo con todo lo que eres, con toda tu pasión, con todo tu amor, y que sobre todas las cosas Él será el primer lugar en tu vida.

Muchas veces quizás has dicho “Señor tu eres mi pasión”, pero hago un llamado a tu corazón, ¿En realidad es tu pasión el Señor? Hago esta pregunta, porque muchas veces me he encontrado con que el Señor no es el primer lugar en muchos corazones, muchas veces el materialismo e incluso las cosas pasajeras de la vida, se han convertido en el primer lugar en muchos corazones, y deseo que este no sea tu caso.

Pero si deseas aumentar tu pasión para Dios, es tiempo que vayas dejando los problemas que te agobian por un lado, deja las circunstancias que no te permiten adorar y alabar a Dios como Él se lo merece verdaderamente, la Biblia nos invita a amar a Dios sobre todas las cosas (Mateo 22:37), y si amamos a Dios vamos a lograr que nuestra pasión por Él se incremente cada día. No dejes pasar ni un minuto más, sin darle tu pasión junto con tu corazón a Dios.

Cuando aprovechamos cada día para entregarnos de lleno ante su presencia, no cabe la menor duda de que Dios estará inspirando tu boca para que puedas alabarle, para que puedas crear un cantico nuevo para Dios, y puedas decirle cuanto le amas.

Razón y pasión

Que la razón de tu existir sea Cristo, que tu razón de vivir sea agradarle a Él sobre todas las cosas, que tu razón de adorarle sea para la gloria solamente de Dios, que tu corazón siempre se encuentre ardiendo con un fuego que se apasione por agradarle solamente a Él todos los días. Cristo busca que tú también te apasiones por Él, está buscando que tú le ames sobre todas las cosas, y que tengas en claro que la razón de su muerte en la cruz del Calvario, fue para darte vida solamente a ti, esa vida es eterna, y debemos de vivirla desde hoy con pasión para Dios. Sabiendo que nuestro trabajo de adorarle seguirá junto a su gloria, su poder y su majestad.

Una adoración con pasión puede mover el corazón de Dios. Emerson Díaz.

Deseo que en estas épocas del año, Cristo siga siendo el anhelo de tu corazón, y que en tu familia la gracia de Cristo pueda sobreabundar grandemente, y pueda ser una buena razón, para darle adoración con toda tu pasión; entendiendo que Cristo es el centro de tu vida, hoy podrás decir como yo, y vivir el momento que he vivido tocando esas dulces notas, que describo como sencillas, pero muy apasionadas y que me han llevado a decirle al Señor ¡Mi pasión eres Tu oh mi Dios! Hasta la próxima.



Sin respuesta

Toca aquí para comentar


Todavía no se han publicado comentarios.

Leave a Reply