Suscríbete gratis para notificarte cuando publique algo nuevo. --*Suscribirme* cerrar ×
+

Guarda silencio ante Dios

Quizás en algún momento de tu vida te has preguntado “¿debo guardar silencio ante Dios?” Usualmente nos han enseñado que debemos de pedirle a Dios en llanto, en súplica y en oración cualquier petición y necesidad, pero si vamos a la Biblia ella nos enseña que debemos de guardar muchas veces silencio ante Dios, y muchas veces tenemos que aprender a vivir con ese silencio, cuando sentimos que nuestras fuerzas pueden estar flaqueando, cuando sentimos que Dios no nos responde, cuando parece que Dios “no está mas de nuestro lado”, es cuando echamos a andar nuestra fe y la ponemos en práctica.

Silencio Dios

Al guardar silencio permites que Dios te hable.

Este tema que hoy comparto contigo, llegó a mi corazón, en un momento inesperado, cuando me dije un día: “Es extraño, tengo varios días en los que Dios no me habla”, pero de pronto escuché en mis oídos, el sonido de un Shhhhh, y la voz (del Espíritu Santo) me dijo: “Guarda silencio, guarda silencio, muchas veces yo me muevo en el silencio”.

Es tan bello cuando escuchas la voz de Dios confirmarte su palabra, y es entonces cuando fui a leer la Biblia y fui llevado al libro de Salmos 37 versos 7 al 17, y es en donde encontramos una cantidad de promesas bastante alentadoras que Dios tiene para ti y para mí cuando decidimos «Guardar silencio».

Ahora, pasaré a explicarte cuando es que debemos de guardar silencio ante Dios, en base a experiencias propias, que hoy pueden bendecir tu vida.

Cómo y cuando guardar silencio ante Dios

Esta es una de las cosas que muchas veces ignoramos como hijos de Dios cuando pedimos, y quiero compartirte un ejemplo de lo que Dios me ha hecho ver como músico, este es un ejemplo de varios, que quizás en el futuro iré compartiendo.

En una ocasión recuerdo muy claro, algo que me pasó, y quiero compartirlo brevemente, quizás muchos Dios les ha bendecido en la actualidad con teclados (keyboards) últimos modelos, o quizás otros bienes materiales, pero hubo un tiempo que yo deseaba uno de esos teclados “sofisticados” hace años atrás, este teclado muy popularmente tenía un precio aproximado de más de $2000 dólares si mal no recuerdo, y era de la famosa marca Korg, específicamente el M1, que realmente me encantaban sus sonidos, era en ese tiempo para mí el teclado soñado que todo músico deseaba obtener. Sin embargo comencé a orar a Dios por varios años e hice algunas cosas que quizás conocerás mas a futuro para tratar de comprarlo, pero al final, me di por vencido.

Recuerdo que mi padre en ese tiempo viajaba mucho para Estados Unidos como evangelista y lo hacía muy seguido, y siempre que regresaba, mi mente creía que por ser Estados Unidos, mi padre regresaría a casa, y en una de esas maletas traía consigo un KORG M1, siempre que lo veía esperaba una noticia grata, de que ese teclado venia en algunas de las cajas, pero ¿sabes qué? No fue así. ;( Aún tengo memoria de los teclados CASIO CT, que fue lo que mi padre creía era lo mejor para mí en ese tiempo jeje, en donde yo era muy exigente con los sonidos a pesar de mi poca experiencia musical, pero en realidad eran teclados que estaban fuera del presupuesto pastoral en ese tiempo.

A mi escasa edad comencé a preguntarme, ¿Por qué Dios no me responde? ¿Acaso no es Dios el dueño de todo el oro y la plata del mundo? Y no sé si quizás te has visto en alguna situación similar, cuando pides algo, una petición o por algo material, sin embargo, pasaron entre 7 a 8 años para que finalmente yo guardara silencio ante Dios. Y tengo aún presente lo que le dije a Dios: «¡Mi Dios, por varios años te he orado por un teclado, para tu casa y tu templo, pero me doy por vencido, ya no pediré nada, pero deseo que el tiempo que estuve orando en algún momento sea escuchado por ti!» Mi mente se olvidó por completo de esas oraciones y esfuerzos por quererle dar excelencia a Dios en su casa con un teclado sofisticado, o al menos de corte profesional.

Vi que los impíos tenían mejores teclados que yo, y eso no encajaba en mi mente. Tengo presente cuando veía muchos grupos de corte tropical que tenían teclados profesionales, y en ese entonces yo por dentro sentía algo feo tener un teclado que no era profesional, y que los impíos tenían teclados mejores al servicio del enemigo. Fue algo que realmente me enfurecía, porque yo siendo un estudiante no tenía el dinero para comprarme ese teclado que serviría para darle los mejores sonidos a Dios. Pero a pesar de mi insistencia en obtener un teclado profesional una chispa de esperanza llegó de nuevo a mi corazón, tras haber pasado cerca de 7 años orando por ese teclado.

Finalmente Dios me regaló mi primer teclado profesional, que fue un Kurzweil, la historia de cómo llegó, no te la contaré por ahora, pero tuve uno de los sonidos de piano que había ganado varios premios por ser muy realista, el teclado era algo grande de 88 teclas pesadas, pero fue un regalo que no me esperaba por parte de Dios, y justamente llegó cuando dejé de pedir y decidí guardar silencio. Luego de eso Dios me proveyó no uno, si no varios teclados profesionales. ¿Es curioso verdad?

Este breve testimonio puede ser sencillo, pero si tú has atravesado alguna situación quizás distinta, le has pedido por algo a Dios, quizás no es un teclado, son otras peticiones que tú conoces y has llorado con todo tu corazón, quizás le has pedido un mejor trabajo, una mejor economía, o quizás hay algún problema que estés atravesando en la vida de los tuyos, mi intención con estas líneas es decirte, de que muchas veces cuando estamos pidiendo a Dios, hay un tiempo en donde debemos de tener la convicción de lo que hemos pedido… pero recuerda, Él te responderá, siempre y cuando lo que estas pidiendo se encuentre principalmente en los planes de Dios.

Debemos de tener la certeza y la fe, de que nuestras oraciones han sido escuchadas por Dios.

En momentos que pensamos que Dios ha olvidado nuestras peticiones, es cuando muchas veces Dios puede sorprenderte, es cuando Dios comienza a demostrarte, que Él te dará lo que has anhelado en tu corazón, pero es ¡A SU TIEMPO!

Esperar en silencio el tiempo de Dios

Muchas veces he escuchado a personas sentirse tristes, porque piensan que Dios ya les abandonó, piensan que sus oraciones ya no son “efectivas”, piensan que muchas veces Dios les tiene en el olvido, aún cuando leen en su palabra que dice: «Nunca te dejaré ni te desamparare. Josué 1:5» Pero el secreto para mantenerte firme en las oraciones, es simplemente buscar a Dios con todo tu corazón, amarle sobre todas las cosas, dejar que sea Dios el que se encargue de tus negocios, para que luego puedas conocerle verdaderamente, tal cómo me ha pasado a mí.

Cuando pedimos algo, muchas veces es posible que la respuesta llegue años después, pero si has confiado en Dios, siempre y cuando no le defraudes cometiendo pecados ofensivos ante su gloria, ten la confianza y la certeza de que Él está en control, el tiempo de Dios no es nuestro tiempo.

Si por alguna razón Él no te ha contestado alguna petición, Dios es soberano, y sabe que quizás no es el momento de responderte. En todo este tiempo que he sido un hijo de pastor, me he dado cuenta de cómo Dios ha trabajado en muchas almas, en muchas vidas, y también he visto como muchos han perdido la fe, y se han extraviado en el camino de la fe, porque esperaban respuestas a “SU TIEMPO”, y nunca esperaron “EL TIEMPO DE DIOS”.

La experiencia que yo viví en ese testimonio del teclado, me enseñó a que todas las cosas que mi corazón anhelan, tienen un tiempo del cual no es mío, ni del vecino, ni del pastor, ni de nadie, es el tiempo de Dios, y para lograr entender ese tiempo, es necesario que tanto tú como yo, guardemos silencio muchas veces, y esperemos después de haber clamado y orado a Dios en sus promesas cada día.

No te afanes porque el impío tiene “más que tú”, no te afanes porque tu vecina (o) “que no conoce a Dios está siendo prosperada (o) materialmente”, no debes de sentirte mal porque Dios “a otros si les responde y a ti no”, quizás simplemente no es tu tiempo de ser bendecido o bendecida, y muchas veces por perder la vista de quien has creído y confiado, terminas perdiendo la promesa que Dios tiene para ti.

En Lamentaciones 3:26, la Biblia nos alienta a “esperar en silencio la Salvación de Jehová”, esa espera en silencio, no solamente tiene que ver con la salvación del alma, tiene que ver con la gloria venidera sobre los hijos de Dios, tiene que ver con las promesas que Dios tiene para tu vida. Muchas veces vale más el silencio que la mucha palabrería. Es necesario aprender a callar, para que en medio de ese silencio, puedas escuchar la voz de Dios, y puedas ser sensible a lo que su Espíritu quiere hablarte en tu corazón. ¡Amen!

Es importante que analicemos detenidamente cada uno de los versos que he citado al principio de este tema, para que de esa manera tú puedas obtener cada promesa, en donde el Señor nos invita a no ver a los demás que están en nuestro alrededor, Él nos invita a mantenernos firmes en silencio, esperando que el Señor responda nuestras oraciones.

Es muy difícil esperar en silencio en el Señor, muchas veces quisiéramos gritar ¡DIOS ESCUCHAME! Pero haciendo eso, solamente estamos siendo exigentes con Él, y estamos demostrando debilidad ante nuestras oraciones, lo que causa que nuestra fe se vea flaqueada, y poca segura ante la gloria de Dios.

Convierte el silencio ante Dios en adoración

En este caminar junto a mi amado Salvador Jesucristo, he aprendido que no hay mejor cosa que adorar a Dios con todo el corazón… después de haber clamado por alguna petición por medio de oración. Es importante que cuando clames a Dios, luego que sientas que lo has hecho con todo tu corazón, debes de guardar silencio.

El silencio muchas veces nos ahorra meternos en más problemas, pero cuando se trata de Dios, no hay mejor cosa que “guardes silencio para escuchar la voz de Dios”.

Y aquí viene el tip o “secreto de adorador” que quiero compartirte. Tras haber pedido a Dios, lo mejor es guardar silencio ante Él, luego de estar guardando silencio, derrama tu alma en adoración extrema y con amor para Dios, olvidándote de todo lo que pediste en oración, olvidate de ello, y en ese silencio mientras adoras, jamás le reclames a Dios si tu petición no ha sido contestada, más bien alegrate en adoración y alabanza, por lo que Dios hará ¡A SU TIEMPO! Tú simplemente adora, adora a Dios, dile cuanto le amas, dile lo que significa para ti. Dile cuanto le amas en tu corazón. Esas cosas si el cuerpo de Cristo las practicáramos más seguido, y dejáramos por un lado las cosas materiales, tendríamos iglesias llenas del poder y la gloria de Dios.

En consecuencia, cuando adores a Dios y olvides por completo lo que has pedido, recibirás una hermosa recompensa por parte de Dios, garantizado, recibirás aquello que olvidaste, porque decidiste adorar, en lugar de seguir pidiendo, y entregaste tu corazón cómo ofrenda agradable ante Dios. Hay casos especiales en los que muy probablemente Dios no responderá algunas peticiones, puesto que muchas veces son peticiones que no están conforme al corazón de Dios, por ejemplo, muchas personas que piden milagros, muchas veces no recibirán sus milagros físicos, porque he sabido de casos en los que Dios ha obrado, y muchas personas en lugar de glorificar a Dios, se extraviaron en el mundo. Por esa razón creo que hay peticiones que no serán respondidas, en casos específicos, acorde a lo que he visto. Pero bueno, sabemos que Dios conoce y sabe a quién responderá. Pero mi sugerencia final es: “adora creyendo que Dios responderá”.

Me siento gozoso de poder compartir esta pequeña reflexión, y deseo que tu corazón sea tocado y redargüido, lo importante de todo es que con un solo corazón (tu corazón) que sea tocado por estas palabras, el objetivo que Dios me llevó a escribir este tema, ha sido completado. Gloria a Dios. Deseo que estas palabras queden grabadas en tu corazón y que puedas honrar a Dios con tus labios, pero sobre todo con toda tu alma.

Guarda silencio ante Dios, y espera en Él…



2 Respuestas

Toca aquí para comentar


  • Naty adoradora el

    Esta palabra me ha bendecido a mi vida, sigue compartiendo estos lindos y bendecidos temas hno. 😉


    • Emerson Diaz el

      Gloria al Señor Naty, es bueno leer que este tema te ha bendecido. 🙂 Sigue adelante y deseo que Dios responda las peticiones de tu corazón.


Leave a Reply