Suscríbete gratis para notificarte cuando publique algo nuevo. --*Suscribirme* cerrar ×
+

Consecuencias de obedecer a Dios

Cuando piensas que lo has dado “todo por Dios” y dices “amo a Dios”, es cuando muchas veces te toca ofrecerle algo a Dios, para más tarde saber si estas hecho o hecha de puro oro, y comprobarle a Dios que le amas con todo tu corazón, y muchas veces puedes atravesar dificultades con el único fin de comprobarle a Dios que eres esa persona quien dices ser ante Dios, sobre todo cuando le dices “te amo Dios”. Pero recuerda esto, Dios no tienta a nadie, pero muchas veces si puede probar tu vida, puede probarte en donde menos lo esperas, y quizás la prueba que estés atravesando si logras superarla te espera una gran gratificación por parte de Dios; hoy es el día que comprendas, que todos en algún momento de nuestras vidas vamos a atravesar pruebas, de las cuales, si temes a Dios, ten la certeza de que Dios está en control de la prueba en la que te encuentres, pero es momento de pasar el examen para esperar la bendición de Dios.

obediencia a Dios

Cuando obedeces a Dios- Construyes bendición.

La Biblia nos narra en Génesis 22:1-14 de que Dios le pide a Abraham a su único hijo, y todos los que ya son padres, especialmente la madre del hogar, con toda seguridad comprenderán mejor que yo, que el amor de un padre hacia un hijo (a), debe de ser una relación mutua y de un fuerte lazo que les une, al menos es lo que he logrado experimentar por parte de mis padres, un gran amor hacia mi vida y les bendigo por eso…

Pero imagina que tienes mucho tiempo esperando un hijo (a), y justo después de orar mucho, y justo cuando Dios te da ese hijo anhelado, resulta que tiene que pedírtelo “en sacrificio”, esta no es una decisión fácil, no es una decisión que cualquier padre pueda tomar, pero este hombre llamado Abraham, Dios le prueba grandemente pidiéndole a su único hijo.

La Biblia describe que Abraham amaba mucho a su hijo (Génesis 22:2), y ese amor Dios lo conocía, pero mientras yo analizaba estos versos de la Biblia, descubrí una idea que me sorprendió mucho, que más adelante te voy a compartir. Pero vemos entonces que ese hijo amado por Abraham, Dios lo había pedido en sacrificio para su gloria.

¿Tendrías la disponibilidad de sacrificar a un hijo por amor a Dios?

Probablemente muchos dirán “yo lo daría”, pero una cosa es hablarlo, y otra cosa es experimentarlo y estar en los zapatos de Abraham para vivir el momento, no es cosa fácil, no es algo que simplemente tenga que levantarse la mano y decir “yo lo haría”. Pero las cosas en la Biblia gracias a Dios han venido cambiando desde el sacrificio de Cristo, en el sentido de que Dios ya no pide sacrificios como en la antigüedad.

La buena noticia de hoy es que quizás Dios no te está probando con pedirte a tu hijo, pero si está probando si hay obediencia en tu vida para servirle, pues la Biblia nos narra en Salmos 51:16-17 “de que Dios no está pidiendo ni holocaustos ni sacrificios, más que un corazón humillado y sometido al poder de Dios mediante su Palabra, de esa manera seremos aceptados con temor y temblor ante Dios”.

Pero regresemos al sacrificio de Abraham, luego te explicaré al punto que quiero llegar, pero me interesa que comprendamos esta parte de la historia bíblica. Entonces vemos que Dios prueba a Abraham, y comenzamos a ver que lo más destacado que Abraham hizo es que ‘fue obediente a la voz de Dios’, quizás algunos de nosotros lo hubiésemos pensado mil veces, quizás si yo tuviera un hijo no quisiera estar en los zapatos de mis hermanos y hermanas que ya están casados y tienen familia, personalmente yo lo pensaría mucho, pero tú que eres padre, quizás comprenderías mucho mejor lo que Abraham sintió en ese momento, y tu quizás dirías en el momento “creo que no fue Dios quien me está hablando”, o quizás “Dios no haría algo así conmigo”, y al final terminarías aceptando de que “no fue Dios quien te habló”, pero Abraham decidió “atender a ese llamado”, y es un gran ejemplo de amor hacia Dios.

La Biblia nos narra en Génesis 22:5-8, de que en medio de las dificultades Abraham llevaba el propósito de adorar a Dios, pero en ese caminar rumbo a la montaña con cuchillo, leña y su preciado hijo, dejame pensar, Abraham probablemente se preguntaba: “¿Para qué quiere Dios a mi hijo?” Como humano es una pregunta lógica que quizás atravesaba en su mente, sin embargo él llevaba la convicción de que Dios tenía que hacer algo, pero una de las cosas que más pudo conmover el corazón de Abraham, es que su hijo le pregunta: “¿En dónde está el cordero que ofreceremos a Dios?” Tú como padre, sabiendo que llevas a sacrificar a un hijo, sentirías un gran dolor en el corazón al escuchar esta pregunta de tu hijo, pero vemos que cuando tienes tu confianza en Dios, tienes que continuar hasta lograr ver que es lo que Dios quiere para tu vida, o cual es el plan y el propósito por el cual estas atravesando una prueba o dificultad.

Recordemos que anteriormente Dios le había hablado a Sara que concebiría un hijo y fue promesa de Dios. De hecho el relato lo encontramos en Génesis 18:9-15, en donde vemos que Dios envió a sus mensajeros para notificarle a Abraham de que Sara a pesar de su avanzada edad, daría a luz un hijo llamado Isaac, pero para Sara esto fue una especie de “chiste”, ella negó diciendo que era imposible que a sus 90 años (Aprox.) fuese a tener un hijo, pero vemos que Dios se enojó preguntándole a Abraham: “¿Por qué Sara se ríe y duda de mí?”…

En tu caminar con Dios ¿cuantas veces será necesario de que Dios hable a tu vida? Quizás Dios te ha hablado y por tu incredulidad no has comprendido que Dios tiene grandes planes en tu vida, quizás has reído de lo que Dios te ha dicho, y por tal razón la gran bendición que Dios tiene para tu vida, nunca llegará. Pero si a pesar de los problemas y dificultades decides obedecer a Dios, Dios tiene el control de tu vida cuando temes su nombre y sabes que Dios hará algo grande por ti, siempre y cuando te mantengas en el margen de amar y respetar los estatutos bíblicos.

Mientras que a Sara le hizo gracia tiempo atrás lo que Dios le dijo sobre darle un hijo, la historia nos continúa narrando sobre la obediencia de Abraham con el hijo que Dios le dio: Y en ese momento en Génesis 22:9 se nos narra de que Abraham había edificado ya un altar, y luego ató a su hijo para entregarlo en sacrificio a Dios. En el corazón de Abraham imagino que como padre él sentía un gran dolor, pues cada padre siente ese amor materno y paterno por los hijos, sin embargo había llegado el momento de despedirse de ese hijo amado, con el único fin de obedecer la voz de Dios.

A pesar de la dificultad, nos es sabido de que Abraham tenía mucho conocimiento de Dios, y es muy probable que en su corazón estuviese esperando la respuesta a esta situación, en donde Dios le estaba haciendo pasar por una gran prueba.

Antes de continuar, no sé qué prueba puedas estar atravesando, pero si temes a Dios y a su Palabra, y sabes quién es Dios, debes de recordar que no te encuentras sola o solo peleando en esa batalla, simplemente acepta la prueba, pero teniendo la confianza de que Dios te dará la salida al problema,  y es que cuando tienes la verdad de su Palabra y confías plenamente en Dios, la victoria llegará.

Hay algo que debes de comprender sobre lo que Abraham hizo en medio de la prueba.

Aprendamos de los siervos de Dios. Abraham en medio de la prueba, y obedeciendo a Dios, edifica un altar, y según leemos en Génesis 22:5, que en medio de la aflicción, él iba dispuesto a “adorar a Dios”.

…Y de esa manera es que por medio de las pruebas es necesario adorar a Dios, porque no sabes tú si la prueba que Dios te está poniendo en el camino, al adorarle con todo tu corazón, es Dios quien está en ese momento escudriñando si tienes tu vida dispuesta a cantarle y adorarle cuando la prueba viene a tu vida, cuando adoras en pruebas, experimentas la adoración extrema para Dios, y es cuando el Señor es agradado, es cuando te está probando; y si en algún momento le cantaste o le dijiste “Cristo yo te amo”, es realmente lo que Dios está buscando, si realmente le amas aún en medio de los problemas.

¿Has edificado un altar de oración en medio de las pruebas? Cuando estas siendo pasado por el horno de fuego, para que el metal brille y se note que está hecho de un material consistente y resistente, es cuando debemos de doblar rodillas, y exponerle a Dios como un hijo le expone a su padre aquellas dificultades que atraviesas, pero continuemos con el relato bíblico…

Finalmente viene el momento decisivo de sacrificar a aquel hijo amado- Abraham toma un respiro profundo, y probablemente en ese momento pasan las imágenes más dramáticas en su mente, de cuando los ángeles le dan la noticia de que un hijo será concebido, sin embargo él adora con todo su corazón, su corazón comienza a palpitar fuertemente, mira por última vez a su hijo tendido en el altar sobre la leña, y en ese momento la Biblia nos narra en Génesis 22:10 que Abraham toma el cuchillo para finalmente degollar a su amado hijo.

Yo imagino esta escena: En el cielo se hace un rotundo silencio, el Señor manda a callar a sus ángeles y querubines, y les pide que guarden silencio un momento, porque en la tierra se está viviendo una de las escenas más conmovedoras de la historia humana, un hombre está dispuesto a obedecer la voz de Dios, sacrificando a su único hijo.

El Padre e hijo y su Santo Espíritu, consultan de nuevo como la primera vez al decir: “Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza”, y esta vez hay una conversación: “¡Este hombre por amor a mi nombre está dispuesto a sacrificar a su único hijo! Por lo tanto, siendo este hombre obediente a mi Palabra, ¡Es necesario que yo también sacrifique a mi único Hijo, por amor a la humanidad, por amor al pecador, y para salvación y vida eterna de los que aman mi nombre!” …Y el cielo se queda en un rotundo silencio contemplando aquella imagen.

Mientras tanto Abraham adora como nunca, sabiendo que solo será cuestión de segundos para terminar con la vida de su hijo. Tomando el cuchillo y adorando, le ve por última vez con ojos de amor y de ternura, y empuñando su mano con cuchillo en mano la dirige para degollar a su hijo, en esos segundos terrenales que Abraham vive, mientras su mano va rumbo al cuello de su hijo, en el cielo, en el misterioso tiempo de Dios, Dios le dice al ángel: “¡Ve ahora mismo y detén el sacrificio, es suficiente!” Y es entonces que leemos el relato de Génesis 22:11-12, que un ángel le grita desde el cielo, “¡ABRAHAM! ¡ABRAHAM!” Y en ese momento, Abraham alza sus ojos a los cielos, con la sangre recorriendo a una velocidad impresionante en su cuerpo, con el corazón palpitando aceleradamente, y su mano temblorosa dice: “¡HEME AQUÍ!”

En ese momento imagino que Abraham piensa: “Lo sabía, algo Dios iba a hacer pues conozco a un Dios justo que sabe probar y actuar en el momento preciso”.

Lo que Abraham hizo, fue como una representación de lo que Cristo vendría a hacer años más tarde, recordándonos que la obediencia hacia Dios traerá consecuencias favorables a nuestra vida, si disponemos nuestra vida en total servicio a él.

La obediencia de Abraham produjo una bendición enorme para su familia y para su vida, y esto mismo es lo que nosotros podemos lograr, grandes bendiciones al obedecer a Dios y a su Palabra.

El sacrificio ya lo hizo Cristo por nosotros en obediencia

En Isaías 53:7 encontramos que Cristo no abrió su boca, pues él en obediencia al propósito con la humanidad no dijo palabra alguna, sabiendo en su corazón que estaba cumpliendo con un mandato divino, y ese mandato era traernos vida eterna y salvación mediante su sacrificio.

Pero en 1 Timoteo 2:5-6, nos recuerda que nosotros tenemos a Cristo como mediador, dándose así mismo para rescatarnos, y hasta ahora sigue vigente ese sacrificio.

En Hebreos 5:8 la Biblia nos narra que Cristo fue obediente, todo para darnos esa salvación y vida eterna. Entonces, si analizamos estos versos de la Biblia, los hombres incluyendo a Cristo mismo, han sido obedientes, y a raíz de esto, hay una cosa tan sencilla que Dios nos pide, y que muchas veces al hombre le es tan complicado cumplirlo. ¿Sabes qué es?

Quiero parafrasear este verso que dice: “Si ofrecemos siempre a Dios un sacrificio de alabanza, o mejor dicho, un fruto que salga de nuestros labios que proclamen su nombre” Hebreos 13:15, estaremos ofreciendo un sacrificio hermoso para su gloria, y es tan sencillo que hoy el Señor te pregunta: “¿Estarías dispuesto (a) a hacer esto por mí?” Simplemente el cantarle y bendecirle produce un fruto de labios que agradarán el corazón de Dios. Lo hizo Abraham en medio de la prueba y al final su recompensa fue grande…

Entonces obedeciendo a su Palabra y a su voz, vamos a obtener victoria hasta verle en gloria, obtendrás resultados en tu favor, y veras la gloria de Dios en tu vida, tras pasar la prueba las ventanas de los cielos serán abiertas para llenarte de bendiciones que nunca imaginaste. Así que ofrezcamos un sacrificio de obediencia que la biblia nos recomienda, tan sencillo que es “alabar y proclamar el nombre de Dios con nuestros labios”, y esto nos llevará a exaltarle hasta acabar nuestra carrera en la tierra, por tal motivo en la obediencia está la victoria, no tienes más que sacrificar que tus cuerdas bucales junto a tu mente, proclamando la grandeza de Dios en obediencia.



Sin respuesta

Toca aquí para comentar


Todavía no se han publicado comentarios.

Leave a Reply