Suscríbete gratis para notificarte cuando publique algo nuevo. --*Suscribirme* cerrar ×
+

3 Claves para sanar el corazón herido

Si te preguntas ¿Cómo puedo ser fuerte ante los problemas y sanar mi corazón herido? En este momento voy a compartirte aquellos secretos bíblicos, que he descubierto cuando he atravesado circunstancias difíciles, y estas a punto de conocer como blindar tu corazón, para salir avante ante cualquier circunstancia que estés atravesando, para salir en victoria ante cualquier artimaña del enemigo en contra de tu vida. Si crees en Dios con todo tu corazón, y crees que Él hará algo grande en tu corazón hoy por medio de su Palabra, entonces estás leyendo el sitio indicado.

Corazon herido Dios

¿Tienes el corazón herido? – Dios quiere sanarlo hoy.

Cuando los problemas vienen a asecharnos, es curioso que siempre sentimos aquellas cosas en el corazón, es cuando nuestro corazón muchas veces es lastimado, es herido, y porque no decirlo, se sienten pulsaciones como que alguna aguja atravesase tu corazón, ¿Te has visto en alguna circunstancia parecida? Déjame decirte que el Señor quiere que seamos libres de cualquier dolor, de cualquier palabra que te haiga causado esas heridas en tu vida, Él es especialista en sanar tu corazón herido y abatido, solo tienes que creer en lo que Dios quiere hacer en lo profundo de tu alma.

El corazón el motor de tu vida

Es importante comprender antes que nada la función del corazón, y por qué muchas veces se reciente cuando es lastimado, el corazón es el motor de tu cuerpo, y si analizamos el cuerpo humano nos daremos cuenta de que te puede faltar un dedo, te puede faltar una mano, un pulmón, un ojo, parte del cerebro, inclusive te puede hacer falta un riñón etc., pero tu cuerpo siempre estará funcionando de alguna manera, mientras que tu corazón no deje de latir…

Además si quizás te has preguntado, ¿Por qué cuando algo me duele, muchas veces me toco el pecho en donde está el corazón?, o muchas veces cuando nos falta la respiración, lo primero que hacemos es tocarnos el corazón, nos dan un susto y pones tu mano sobre tu pecho para tocar el corazón, e inclusive si te dan una mala noticia, el corazón es el primero que se acelera, comienza a moverse más rápidamente y se acelera de una manera inmediata. ¿Qué curioso verdad? Todas nuestras emociones están centradas en nuestro corazón indiscutiblemente.

Ahora podemos darnos cuenta, del por qué es que los problemas que te puedan estar agobiando, tienen que ver con tu corazón, por esa razón es que el enemigo muchas veces quiere tocarte de alguna manera el corazón de donde emanan las emociones y la vida, y si no estás preparado o preparada para resistir sus constantes ataques es probable que tu corazón quede lastimado para siempre, y esto lo hablo en base a experiencias que me han tocado ver durante todos estos años como hijo de pastor, en las diferentes congregaciones.

Como puedes darte cuenta, tu corazón es algo muy importante en tú vida, es como el motor de un carro, cuando lo llevas al taller mecánico, si el motor no sirve, no importa que el auto se vea lujoso, no importa que el auto parezca nuevo, sin un buen motor ese auto no llegará a ninguna parte.

Así mismo es con nosotros, no importa que tan bella o bello puede ser un hombre o mujer, si no tiene un corazón doblegado ante la presencia de Dios “En vano es la hermosura” (Proverbios 31:30) dice el Señor en su Palabra, y digo esto, porque muchas veces el ser humano es causante de que los corazones sean heridos muchas veces al dejarse usar por el enemigo, pero gracias a Dios tenemos su Palabra que hoy puede sanarte si has sido lastimada o lastimado. Dios quiere renovar tus fuerzas, pero para ello es necesario comprender su Palabra.

Tip : Antes de leer estas líneas, deja que sea el Señor quien te ministre, ponte cómoda o cómodo, siéntete confortable, ya que si logras comprender estos puntos, te garantizo que a partir de hoy, el Señor hará algo grande en tu vida.×

Cómo sanar heridas en el corazón

Voy a darte algunas claves importantes que he logrado comprender en la Palabra de Dios, para que comiences a caminar con un corazón de acero, pero cuando hablo de acero, no me refiero a que tengas que ser áspero (a), me refiero a tener un corazón de acero para el Señor que está capacitado para poder salir adelante en medio de cualquier circunstancia, un corazón capaz de resistir los embates de la vida, un corazón que no se doblegará ante las cosas terrenales, es un corazón capaz de resistir mediante el poder de la Palabra de Dios. ¿Te interesa? Aquí vamos con la primera clave.

La primera clave para sanar tu corazón

Necesitas primero que nada reconocer que un corazón sin Cristo, en donde Cristo no es el centro de ese corazón, es un corazón que es engañoso, es un corazón que es perverso, y para describirlo me gustaría que leyeras el verso de Jeremías 17:9-10, en donde se habla acerca de que el corazón es sin lugar a dudas “engañoso y perverso”, pero más adelante podemos ver de que el corazón del hombre se encuentra desnudo ante los ojos de Dios. Por lo tanto, el Señor es capaz de escudriñar cada corazón, junto con la mente, y es aquí en donde debes de tomar muy en cuenta esto, porque nos servirá en las siguientes claves. Quiere decir que Dios está al pendiente de cada corazón, Él reconoce que es perverso, pero a su vez nos está advirtiendo de que Jehová escudriña y pesa el corazón. Esto para un corazón que no quiere buscarle, es sin duda un punto sin importancia, pero tú que deseas ser sanado (a), es muy importante que comprendas este punto.

El corazón desde los tiempos inmemorables de Adán Y Eva, ha sido engañado por el enemigo, y esto nos ha marcado hasta nuestros días, puesto que desde ese pecado, la Biblia nos habla de que todos estamos destituidos de la gloria de Dios por haber pecado, pero para eso apareció el hijo de Dios Cristo Jesús para romper toda obra de la carne, es decir, para poder romper ese pecado que viene arrastrando el mundo al maquinar engaño y perversión; pero recordemos debemos de poner a Cristo como el Salvador de nuestras almas, y el centro de nuestro corazón. Para comenzar a sanar cualquier herida, es importante que confieses con tu boca, que Cristo es el centro de tu vida, y la clave está en aferrarte a Cristo, al decirle desde lo profundo de tu interior: “¡CRISTO SE TU EL CENTRO DE MI CORAZON!”

No puedes ser sanado (a), si tu mirada y tu vista esta puesta en el mundo, cuando sabes perfectamente bien que el mundo es engañador por que el enemigo opera desde el principio y maquina engaño contra el ser humano, quien le ha dado cabida, antes que a Cristo. Por esa razón cuando tú crees, pero cuando te hablo de CREER, me refiero a que dejes de ver a la humanidad como algo “mayor que Cristo”, me refiero a que si Cristo es el primer lugar en tu vida, aquellas personas que te han herido, es sin duda porque no tienen a Cristo como el centro de su vida, y no puedes permitir que ellas te hagan daño, pero para evitarlo necesitas creer que Cristo esté operando total y completamente dentro de ti. Necesitas creer que Él es tu todo sobre cualquier enfermedad, sobre cualquier dolencia, y sobre cualquier herida causada en tu corazón teniendo en tu vida el temor y la plena confianza en Dios.

Segunda clave para sanar las heridas en tu corazón

Comprendiendo la primera clave, ahora pasaré a explicarte la segunda clave que se encuentra en otro verso de la Biblia descrito en Salmos 51:10, en donde se describe una plegaria del Salmista hacia Dios. Esta plegaria relata la necesidad de crear un corazón “Limpio y Recto”, es aquí en donde quizás te preguntarás ¿Por qué debería de pedir un corazón limpio? Y la respuesta es sencilla… cuando tú pides un corazón limpio, siguiendo las instrucciones del verso, es cuando comienzas a experimentar el poder de Dios dentro de tu corazón, en consecuencia, esa plegaria subirá ante la presencia de Dios, y es entonces cuando aquel corazón herido, comienza a ser transformado y renovado por medio del poder del Espíritu Santo.

Cuando pides la renovación de un espíritu recto, no solamente tu corazón está siendo transformado, además tu espíritu, que muchas veces es dañado junto a tu corazón, ambos comienzan a ser restaurados, comienzan a ser transformados, y es entonces cuando comienzas a ver la mano de Dios sobre aquellas heridas que te estaban estorbando.

Un ejemplo claro, es cuando alguien lava su ropa, que de hecho a mí me gusta lavar mi ropa, pero cuando tu lavas la ropa, y la sacas para revisarla, te das cuenta que si tiene alguna mancha, hay que volver a comenzar el proceso de lavado, porque no quedaste satisfecho (a) con la limpieza; Y en consecuencia deseas que esa prenda de vestir quede impecable; algo similar es pedirle a Dios un espíritu recto y un corazón renovado, y si tú deseas tener un corazón que esté libre de heridas, que esté libre de manchas, para ello, es necesario que comiences esa oración, creyendo en que Dios es el especialista en imposibles, y es capaz de darte un corazón completamente renovado, sin heridas, y con nuevas fuerzas para enfrentar cualquier otra situación en tu vida, pero sobre todas las cosas para continuar sirviendo a Dios, que es el propósito principal de mantener un corazón renovado  y limpio para el Señor.

Cuando tu estas convencido (a) de que Dios puede obrar magistralmente en tu vida, debes de recordar que para Dios no hay nada que pase desapercibido, ¿Recuerdas la primera clave? Dios escudriña los corazones, y a Él le agrada que nosotros reconozcamos nuestras dolencias, que vayamos al Padre para ser renovados, le agrada que sus hijos le manifestemos que le necesitamos, que deseamos un toque restaurador y renovador en nuestra vida.

Cuantas veces en las congregaciones han existido infinidad de problemas, y todos muchas veces “quieren ayudar a solventarlos”, algunos hombres que quizás no están inspirados por el Espíritu Santo dan muchas veces consejos malos, y en consecuencia agravan más las situaciones, pero por esa razón amada hermana (o), jóvenes si tan solo comprendiéramos estos misterios bíblicos, te aseguro que tú no tendrías necesidad de andar pidiendo ayuda más que a tu pastor, porque al comprender la Palabra de Dios, estamos además echando a andar nuestra fe, y no hay cosa más bella que confiar con todo tu corazón en Dios, y que Él hará algo extraordinario en tu vida el día de hoy, si tan solo lo puedes creer.

Por esa razón dile al Señor, “renueva mi corazón, sana las heridas del ayer que me están perturbando, y renueva un espíritu recto para tu servicio”.

La clave que sanará tu corazón por completo (3)

No es que la segunda clave no pueda concluir el sanar tu corazón, pero es importante comprender por qué hay tanta lucha con el corazón, realmente como te has dado cuenta, nuestro corazón es el eje de nuestro cuerpo, y por esa razón es que el enemigo procura destruirte comenzando por el corazón, para de esa manera mantenerte ocupado (a) en las cosas terrenales, y de esa manera logra frenarte para que no puedas ejercer el servicio pleno ante Dios. Una cosa son las heridas, y otra cosa son los problemas, ambas cosas son muy distintas, las heridas muchas veces se transforman en amargura, en odio, en rencor, y es necesario que mantengas tu corazón integro para el Señor, y para ello grábate este texto bíblico que se encuentra en Proverbios 23:26, en donde claramente Dios te dice: “Dame hijo mío tu corazón”, ahora comprendes porque hay tanto problema con el corazón, porque todas esas heridas son distracciones que el enemigo pone en los hijos de Dios, para de esa manera “mantenerlos ocupados y distraídos en esos problemas”, para que no le entreguen al Señor en su totalidad su corazón. Estas cosas las he visto aún con aquellos creyentes que tienen a Cristo en su corazón, y que por alguna razón se han visto sumergidos en una serie de conflictos con el corazón.

En el mundo, las personas cantan con la cerveza en la mano, por las heridas que les han causado en el corazón, muchos asisten a conciertos para que alguna canción les ayude a sanar su corazón herido (aunque sea temporalmente), o para que les ministre más tristeza o depresión, en el mundo muchos componen canciones a la perversión del corazón, en el mundo hay personas que no les importa herir el corazón. Pero ese es el mundo, nosotros como hijos de Dios debemos de entender a profundidad los misterios de la Palabra de Dios, para de esa manera blindar nuestro corazón para que el enemigo no pueda tocarnos.

Al nosotros entregarle de lleno el corazón al Señor – pues Él nos lo está pidiendo, siendo Él nuestro Salvador y dador de la vida-, automáticamente le estamos entregando nuestras emociones, de tal manera que cuando el enemigo quiera utilizar a alguien para causarnos heridas, nosotros estamos convencidos de que le hemos entregado el corazón a Dios, y lo hemos puesto en sus manos, en consecuencia, cuando alguien quiera venir a tratar de herirte, el Señor te dirá: “Ten calma, tu corazón me pertenece, y está en mis manos, tus oraciones han sido escuchadas, y yo he decidido tomar tu corazón para pelear por ti”. Alguien viene y quizás te hiere verbalmente, el Señor te dice: “No pasa nada, tranquilo (a) tu corazón me pertenece”, si en caso vienen los dardos del enemigo a intentar destruirte el Señor te dice: “No hay problema, estás en mis manos, confía en mí, tu corazón es mío”… y así sucesivamente tienes la confianza en que tus emociones ya no se mueven conforme a tu carne, ahora se mueven conforme al corazón de Dios, cuando decides que sea Dios el dueño de tu alma, de tu mente, de tu corazón y de todo tu ser. De esa manera no te importarán las situaciones que puedas atravesar. Cuando sabes que tu corazón le pertenece a Él, tienes ganado el reino de los cielos.

Ves porque es importante poner en práctica estos puntos, la Biblia está llena de tantas promesas que aún mucho pueblo de Dios desconoce, pero cuando decidimos poner en práctica nuestra fe, con su bendita y gloriosa Palabra, no hay duda de que Dios estará complacido de que nuestro corazón ya no pertenece a lo terrenal, pues hemos comprendido que hay alguien a quien si le importa sanar y renovar un corazón para su gloria.

Para ir terminando, quiero ofrecerte un tip que he puesto en práctica ante el Señor, y esto me ha permitido convertir mi corazón en un corazón de acero, para el servicio de Dios; en lo privado dobla tus rodillas en tu cama y dile las cosas que te han estado lastimando, cuéntaselas como a ese amigo fiel por excelencia y dile en la quietud de la noche:

Padre, vengo una vez más ante tu presencia, reconozco que soy pecador (a), pero mediante Cristo he alcanzado el perdón de pecados, vengo a exponerte estas situaciones que están lastimando mi corazón, vengo a comentarte que el día de ayer hubieron unas palabras que me lastimaron el corazón, tu Palabra dice; “Dame hijo mío tu corazón”, por favor Señor, toma mi corazón para que pueda ser renovado, restaurado y puedan “mis ojos ver tus caminos” como dice tu Palabra, Padre te suplico que arranques de mi vida toda herida, toda palabra negativa que no me está permitiendo adorarte con todo mi corazón, soy tu hijo (a), y deseo tener un corazón que pueda amarte, y honrarte solo a ti, y pueda siempre ser mi corazón agradecido, aunque halla atravesado desiertos, aunque me hubieses pasado por el fuego, deseo obtener ese corazón puro y limpio de toda basura que el enemigo hubiese querido sembrar en mi vida, arranca Señor toda raíz destructora, que me esté impidiendo alabarte y honrarte con todo mi corazón, confiando en lo que tu Palabra dice, sé que comenzarás a obrar en mi vida. ¡Amen!

Cuando oras en privado y le expones al Señor todas esas cosas que te han estado lastimando, Dios entonces comienza a ver la sinceridad de lo que le estas pidiendo, y en ese momento te escudriña, y es entonces cuando Él comienza una intervención magistral y quirúrgica, y te arranca toda esa basura que el enemigo haya querido implantar y sembrar en tu corazón. En consecuencia, comenzarás a experimentar un cambio radical en tu ser.

Al pasar los días, o en ese mismo instante que lo pides, dependiendo de tu fe, un día amaneces y dices: “Que extraño, me siento como nuevo (a), me siento como una plumita sin peso alguno, me siento tan bien, algo pasó esta noche en mi corazón, siento una paz enorme, siento un gozo tremendo, siento que un nuevo día ha nacido hoy”. Pero tú y yo sabemos, que has puesto en práctica estas palabras descritas en la Biblia, y ahora eres parte del equipo de los corazones de acero. ¡Animo! 🙂 Dios está de tu lado y puede sanar tu corazón herido hoy mismo, él lo hizo conmigo, y hoy está dispuesto a hacerlo contigo. Te amo en el amor del Señor, y deseo que estas palabras puedan bendecirte para que seas un hombre o mujer, o joven que ha logrado un corazón de acero al servicio de Dios.



8 Respuestas

Toca aquí para comentar


  • Zulay Figueroa el

    Hola soy Zulay de Venezuela, me han lastimado tanto, necesito que Dios sane las heridas que hay en mi corazon, mi esposo y yo estamos separados desde hace 19 meses el ha venido y me habla de arrepentimiento pero en mi corazon no lo siento sincero, orita se fue a vivir con la otra mujer y hacer su vida juntos porque yo no lo acepte, siento que me volvio ilusionar, y me siento triste, es por ello que me di cuenta que en mi corazon no lo he sacado y necesito hacerlo para liberar esta tristeza y este dolor, Dios es mi unica esperanza necesito sanar, perdonar y que se haga su voluntad.


  • Yen el

    Dios bendiga, guarde tu corazón y resplandezca su rostro sobre ti!!!!
    Gracias a Dios, gracias a ti


  • Betsy el

    Vengo de u a relación de violencia me separé por 10 años. Dios me bendijo y fui padre y madre y ahora mis hijos son hombres de bien pero cometí el gran error devolver y creer los engañes y mentiras de ese hombre que me abandonó hace 10 años
    Me entere que me utilizo para vivir en mi casa. Y que lo ayudará y tiene otro compromiso
    Me maltrata. Estoy herida me siento que no tengo salida revivió ese amor que lo tenía olvidado. Oren mucho por mi se los oido


  • Pamela el

    Me han roto el corazón y he pasado un dolor tan grande por la persona a quien amo está muy herida y se alejó de mi, se niega a aceptar su amor. Pero yo le pido a Dios que nos ayude a superar este dolor y a seguir adelante. El amor siempre vencerá y Dios calmará mi dolor.


  • Ingrid el

    A veces creemos que somos los unicos lastimados y heridos, realmente deseo con todo mi corazon que Dios me sane completamente ya no quiero pensar en las palabras del ayer que me hirieron quiero un corazon nuevo para adorar solo a mi Dios!


    • Emerson Diaz el

      Conforme pidas así te será dado Ingrid, dice la Biblia; Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá. Lucas 11:9. 🙂


  • Alfredo el

    Excelente. Que buenos y acertadas recomendaciones. Que Dios te bendiga y continúe ayudándote a curar corazones heridos. Amen.
    Alfredo


    • Emerson Diaz el

      Ánimo Alfredo que los corazones heridos abundan por el mundo, pero la gracia y el perdón de Dios puede llegar a poner paz a ese corazón. Gloria a Dios. 🙂


Leave a Reply