Suscríbete gratis para notificarte cuando publique algo nuevo. --*Suscribirme* cerrar ×
+

Claves para no separarte del amor de Cristo

La palabra “amor” es la palabra que nunca permitirá separarte del amor de Cristo, pero para lograr comprender esta parte de la Biblia, necesitamos comprender que Cristo, es más que una palabra, Cristo es más que un te quiero, es más que un “te amo”, es más que decirle “te amo”, su amor es incomparable y no existe amor en este mundo más importante que el amor de Cristo.

Quien me separara amor Cristo

El amor terrenal pasará – El amor de Cristo es y será eterno.

En los años 90’s solía cantar una canción en una banda de música contemporánea  a la que pertenecí en aquellos años, en ese tiempo recuerdo cantar una canción llamada “El amor de Cristo”, que por cierto fue la primer canción que logré grabar en un estudio, y decía algo así: “Dejame contarte del amor de Cristo, que por mí y por ti murió, un amor inolvidable que sólo Dios nos puede dar…” sin embargo, en ese tiempo mi escaso conocimiento del amor de Cristo no me permitía imaginar, cuanto amor Cristo puede darnos, un amor incomparable, y ese amor es el que nos permite seguir firmes en la fe, ese amor es el que nos permite continuar en medio de cualquier situación, pero para ello, necesitas comprender al amor más grande de tu vida llamado Cristo Jesús Señor nuestro.

¿Qué es el amor?

El grave problema que enfrenta la humanidad hoy en día, es que muchas personas andan en busca del “amor de su vida” hablando terrenalmente del amor «Eros», muchos hombres y mujeres “quieren encontrar amor”, muchos serían capaces de hacer cualquier cosa “por amor”, pero debemos de saber que el amor terrenal nunca va a complementar el amor eterno que Cristo ofrece a cada uno de sus hijos.

Para comprender el amor de Cristo, comprendamos el amor terrenal y veamos primeramente como lo define la RAE; de acuerdo al diccionario la palabra “Amor” tiene varios significados, pero uno de los significados que más me llama la atención es el siguiente:

“El sentimiento intenso de un ser humano, quien partiendo de su insuficiencia, necesita y busca el encuentro y la unión con otra persona”.

Es interesante analizar este significado, puesto que aquí hay mucho tema de que hablar pero trataré de ser breve, la palabra “insuficiencia” puede darnos una pista del por qué muchos hombres y mujeres van en busca del “amor de su vida” para sentirse “completos”, y esto ocurre muchas veces cuando las personas no son capaces de “amarse a sí mismas”, necesitan “amor de otra persona” para sentirse “suficientes”. Y esto es precisamente lo que ha acarreado grandes problemas en el mundo, muchos no son felices por su falta de “insuficiencia”, muchos buscan ser “amados por otras personas”, y cuando estas personas muchas veces les fallan, se sienten infelices e insuficientes, y por tal razón vemos muchas veces a miles de personas que caen en tragedias como la depresión, experimentan cambios en su temperamento, se sienten infelices, quieren desaparecer de este mundo, creen que “lo perdieron todo”, ya no son las mismas personas de antes, dejan de sonreír, y muchas veces viven una vida de fracaso.

Esta insuficiencia ha hecho que miles de mujeres y hombres alrededor del mundo, vayan en busca de llenarse de amor terrenal con una, con dos, con tres, con cuatro y un número interminable de mujeres o de hombres, porque son personas que se sienten “insuficientes”, y no son capaces de amarse a sí mismos (as), solo así tratan “de llenar ese vacío”, que no han encontrado en el amor de Cristo, no son capaces de amarse a sí mismos (as), necesitan urgentemente llenar “su insuficiencia”, al ser personas que no están completas con el amor verdadero que sólo Cristo puede saciar en la vida de cada persona.

Y todo esto es de lo que hoy quiero explicarte, existe un amor que va más allá del entendimiento humano, un amor espectacular, que si hoy logras comprenderlo, nunca más serás dependiente del amor terrenal y vivirás días llenos de abundancia espiritual y llenos de bendiciones hasta que sobre abunden en tu vida.

Aunque te aclaro que con esto no digo que no debas de amar terrenalmente a esa persona que Dios pondrá en tu camino. Pero si comprendes que el amor de Cristo es mayor en tu vida, entonces serás capaz de amar a esa persona que Dios pondrá en tu vida, de una forma en la que no te sentirás “insuficiente”, más bien te sentirás con mucho gozo, felicidad y paz, que vendrá del amor de Cristo, para luego seas tú, quien complemente a la otra persona con ese gozo y paz que sólo el amor de Cristo puede dar.

Entonces quiero compartir algunas cosas que Dios ha puesto en mi corazón y estoy seguro te bendecirán el día de hoy y siempre.

 ¿Qué es el amor de Cristo?

El amor de Cristo es conocido también como el amor «Ágape», es aquel amor puro y sublime que nos permite sostenernos en su mano poderosa, pero este amor será efectivo en tu vida y en mi vida, cuando comprendemos que Cristo nos amó primero a nosotros. El amor más grande que Cristo puede ofrecernos, no se encuentra en ningún rincón del planeta tierra, se encuentra en el interior de aquellos hombres y mujeres de Dios, que han permitido que dentro de su corazón, gobierne el autor y el consumador de la vida, poniéndole a Él (Cristo) como prioridad en sus corazones.

En 1 de Juan 4:10, encontramos una bella declaración que quiero parafrasear: “En esto consiste el amor, no consiste en que nosotros amemos a Dios, consiste en que Dios nos amó primeramente”… cuando Cristo nos ha amado primeramente, y queremos crear esa dependencia de Él, es cuando nosotros comenzamos a descubrir, que el amor terrenal que el mundo ofrece, jamás podrá llenar el vacío que Cristo si puede llenar, para ofrecernos gozo, paz y sobre todo abundante felicidad.

Tienes que aceptar que Cristo nos amó primero, antes que tú le dijeras “Cristo te amo”, él ya había extendido sus lazos de amor y de misericordia para tu vida.

Por esa razón, si permites que Cristo comience a gobernar en tu corazón, no tendrás necesidad del amor terrenal, pero cuando hablo de esto, me refiero a que al comprender ese amor intenso que proviene de Cristo, es que lograrás comprender de que nada ni nadie te podrá separar del amor de Cristo.

Así es que cuando me refiero a que no “tendrás necesidad del amor terrenal” me refiero, a que si Cristo es tu prioridad, tu amor, tu motivo para luchar y salir adelante, estas complementándote para estar lleno (a) de amor, y de esa manera, siendo tu complementado (a) con el amor de Cristo, estarás lleno (a) de gozo y de paz y ahora si estarás listo (a) para amar a tu pareja, porque has comprendido que tu gran amor Cristo, te ha llenado por completo, y ese amor te permite amar sin condición al mundo.

Así es que he tocado ambos puntos, para que comprendamos que el amor terrenal será pasajero, pero cuando encuentras al amor verdadero “quien te amó primero (Cristo)”, estarás preparado (a) para luchar en medio de cualquier diversidad y esta vez emanará felicidad desde tu interior.

Por esa razón es que el apóstol Pablo, había comprendido que el amor por excelencia en Cristo, no le permitiría separarse nunca de su mano poderosa.

Y ahora si quiero ir llegando al mensaje que quiero que el día de hoy quede marcado en tu corazón.

¿Quién te separará del amor de Cristo?

El apóstol Pablo comprendía a profundidad que Cristo es quien gobernaba su vida, pues él comprendía que ahora el Espíritu de Dios que moraba en su corazón, es quien le sostendría en cualquier situación que estuviese atravesando, ese amor que él sentía por Cristo, es el mismo amor que hoy te estoy compartiendo.

Hace tiempo atrás escribí un tema llamado “El amor de Dios cubrirá todo”, y es que cuando tú tienes al amor de tu vida enraizado en tu corazón, la felicidad que emana dentro de ti en Cristo, será la que venga a complementar a quienes te rodean. Esa es la diferencia de conocer el amor de Cristo, tú ya no vives del amor del mundo, ahora tú estás listo (a) para ofrecer amor al mundo, estás preparado (a) para entregar amor, y en consecuencia podrás no solo entregar amor, verás que las luchas y las pruebas que lleguen a tu vida, las podrás vencer mediante el poder y la gracia de Cristo.

Por esa razón el apóstol había comprendido que el amor de Cristo había llegado para llenarle por completo, y de esa manera es que escribió: “¿Quién nos separará del amor de Cristo?” (Romanos 8:35-39)

El apóstol enumera una serie de situaciones a las que yo llamaría “claves” en el capítulo y citas mencionadas, para que comprendamos, que cuando tenemos el amor de Cristo, estamos del lado del gigante, del lado del guerrero, y de esa manera vamos a salir victoriosos de las siguientes dificultades:

¿“Tribulación” te separará del amor de Cristo? – Esto significa el tormento o la aflicción de alguna situación que estés atravesando.

Cuando te encuentres en tribulación, si has comprendido que el amor de Cristo opera dentro de tu vida, debes de caminar al frente en medio de esa situación. Tienes que pararte y decir: “¡Está tribulación no me separará de tu amor mi Cristo!” Es aquí en donde comienzas a depender del amor de Cristo. Es aquí en donde sabes que estas ganando esa batalla mediante el poder de su Espíritu Santo.

Cuando caminas al frente con la mentalidad de que Cristo es tu todo, el enemigo intentará desviar tu atención de ese amor que has cultivado entre tú y Cristo, y cuando tú le prestas atención al enemigo, es cuando comienza a ganarte terreno, pero cuando te aferras de la mano de Dios, el terreno que el enemigo quiere ganar, lo ve perdido, porque sabe que has encontrado el verdadero amor de tu vida mediante Cristo.

Por eso el apóstol dice:

¿“Angustia” te separará del amor de Dios? – Cuando te encuentras en alguna angustia, quizás te dijeron los médicos que “ya no tienes remedio”, quizás tenías que pagar la renta y no ves cómo obtener el dinero, quizás llevas mucho tiempo orando por un ser amado y no ves cambios, quizás te sientes en depresión, sientes una inmensa soledad, quizás sientes que nadie te ama en esta tierra y lo “has perdido todo”.

Pero esta es exactamente la mentalidad que el enemigo quiere poner al angustiarte, pero cuando has comprendido que el amor de Cristo está en tu vida, es cuando te paras como fiel creyente al evangelio de la cruz y le dices al enemigo:

“¡Todas estas situaciones que estoy atravesando, no me separarán del amor de Cristo! Porque conozco a un Cristo de poder que me amó primero, conozco a un Cristo de poder que ha cambiado la angustia en gozo, y por lo tanto yo dependo de Cristo, apartate de mí angustia, porque yo soy más que vencedor (a) mediante Cristo”.

Y de nuevo viene la interrogante para tu vida:

¿”Persecución” te separará del amor de Cristo? – Cuando sientes que el mundo te da la espalda, inclusive tu propia familia te da la espalda, cuando te echan de tu hogar por amar y servir a Dios, cuando te gritan “LOCO (A)” simplemente porque reconociste que Cristo es Señor y dueño de tu vida, y has comenzado a servirle solamente a Él, es entonces que el enemigo comienza a levantar una persecución en contra de tu vida, comienzan a señalarte y el mundo te dice: “Aquí viene la evangélica o el evangélico, el protestante la protestante”, “aquí viene el que bebía”, “aquí viene el que era parrandero y fumador” “aquel que se siente un santo ya llegó”, y una serie de situaciones en las que sientes que “eres la burla del mundo”.

Pero cuando vienes a comprender que Cristo padeció insultos, padeció latigazos para darnos vida, padeció humillación, y fue a la cruz y enmudeció como un cordero llevado al matadero… Es entonces cuando te das cuenta, de que cada una de las cosas que tú estas atravesando en el trabajo, en la escuela, o inclusive en tu propio hogar, vienen a ser cosas insignificantes, y es cuando te paras, y le dices al enemigo:

“¡Mi Cristo padeció cosas peores para darme de su amor y vida eterna, por lo tanto la persecución no me separará del amor de Cristo!” Y en ese momento es cuando activas el amor de Dios que opera en tu vida, y aquello que te parecía “una burla o un desprecio”, viene a convertirse en una victoria junto al lado de Cristo el campeón en batallas.

¿El “Hambre” te alejará de Cristo? – De pronto comienzas a ver que tus finanzas comienzan a bajar, y te preguntas: “Yo soy fiel con mis ofrendas y mi porción para sostener el alfolí para mantener las puertas de la iglesia que me bendicen abiertas”, pero no comprendo porque estoy padeciendo hambre, cuando abres tu refrigerador y no ves los alimentos que solías ver, o si vives en algún lugar lejano de una ciudad, y te encuentras con que no tienes alimentos, el enemigo comienza a decir “¿en dónde está tu Dios?” Pero tú sabiendo que tu confianza depende de Dios, vas a servir a Dios aun en medio de escasez, le vas a bendecir con todo tu ser.

Entonces le dices al enemigo:

“¡La escasez no me separará del amor de Cristo, porque mi Cristo es mi proveedor y saldré de la prueba cuando Él lo decida!”

Mientras tanto tú sirves aún con hambre en tu estómago, y decides dedicarle esos días de ayuno al Señor, mientras sustenta tu vida de provisiones, y entonces nuevamente sales venciendo en medio de esta situación.

Porque cuando reconoces que el amor de Dios está en tu vida, sabes que ese es el motor para salir adelante en medio de las dificultades y problemas.

¿Y qué pasa cuando viene la prueba a tu vida mediante la falta de algunas cosas indispensables para vivir? Por ejemplo, el apóstol te pregunta:

¿“Desnudez” te hará retroceder del amor de Cristo?- El apóstol se refiere a la falta de vestido o ropa, esto suele suceder muchas veces cuando hay escasez, y sueles usar tu mismo trajecito para ir a la iglesia, o para alguna reunión que consideras importante, muchas veces los ojos de los demás pueden estar sobre ti, y es muy probable que algunos digan; “¿Otra vez la misma ropa, otra vez los mismos tacones o zapatos?”, pero es aquí en donde esa ropa que tu utilizas para agradar a Dios, la ves como la primera vez que la adquiriste, y no te importa lo que digan de ti, tú eres feliz con lo que tienes, porque sabes que son provisiones temporales, porque sabes que más tarde Cristo comenzará a ofrecerte en abundancia tras pasar la prueba.

No le pones importancia a esas voces, que muchas veces son utilizadas por el enemigo, porque sabes que dentro de ti, impera el amor supremo, el amor que todo lo llena, que es Cristo, sabes que muy pronto el Señor te dará la victoria, y tendrás un closet lleno de ropa, de zapatos, e incluso tendrás que compartir la bendición con quienes necesiten, pero todo esto lo lograste porque has puesto tu amor en Dios.

Por lo tanto ¡Desnudez no te separará del amor de Cristo!

¿Acaso el “Peligro” te hará alejarte del amor de Dios? – Si analizamos esta palabra podría tener muchos significados, puesto que la humanidad está expuesta a una infinidad de peligros cada día que pasa, pero cuando hablamos del peligro, puede simbolizar aquellos hombres y mujeres que arriesgan su vida por el evangelio de Cristo, aquellos peligros que cada uno de los apóstoles enfrentaron.

Pero en la actualidad, muchas veces el peligro al que el cristiano se enfrenta, es a los poderes del enemigo, quien es un ser peligroso y que tratará de alguna forma de desviarle del amor de Cristo, muchas veces pueden ser enfermedades peligrosas, pueden ser situaciones en las que quieres servir a Dios en tu barrio, en tu vecindad y hay peligros exteriores a los que te enfrentas.

Sin embargo, tu comprendes el amor que le tienes a Dios, y ese amor hará que ese peligro se convierta en paz para tu vida, y no temerás ninguna acechanza de peligro en contra de tu vida. Porque el peligro Dios ya lo ve, pero tu amor por servirle, tu amor por agradarle, no permitirá que ese amor que sientes por Él se apague.

Por lo tanto dirás:

“¡Aunque ande en valle de sombra o de muerte, yo no tendré temor porque el amor de mi vida que es Cristo, me libra de todo peligro!”

¿La “Espada” contra ti podrá alejarte del amor de Cristo?- ¿Cuantas veces has estado al borde de la muerte, o has puesto tu vida en riesgo por amor a Dios? Sin embargo, cuando vienen amenazas contra tu vida, contra tu familia, por alguna situación que estés atravesando, debes de poner tu confianza y fortaleza en Cristo, y orar con todo tu corazón para evitar que las asechanzas del enemigo vengan en contra de ti a querer destruirte.

La Biblia dice que “el enemigo anda como un león rugiente viendo a quienes devorar”, pero su “espada” con la cual tratará de destruirte, será en contra de tus enemigos, porque tu estas del lado del campeón, tu estás del lado del gigante, el soberano Dios de los ejércitos quienes sus fuerzas son comandadas por Cristo, el capitán de tu vida y mi vida.

Por lo tanto, cuando el enemigo trate de alzar su espada contra ti, tú ya estás preparado (a) para levantar tu espada también (Efesios 6:17) que es la Palabra de Dios. Tú peleas motivado (a) por el amor de Cristo en tu vida, y con tu espada desenfundada le dices a tu adversario:

“¡La espada que viene contra mí – no me separará del amor que le tengo a mi Cristo – La espada que intenta destruirme será contra ti en el nombre de Jesús!” Y es entonces cuando sales venciendo en el poderoso nombre de Cristo.

El amor de Cristo es tu fortaleza

Por tal razón, cuando te encuentres en alguna situación tú sabes que el amor que permanece en ti mediante Cristo, es más fuerte que cualquier situación que estés atravesando, y esto es lo que el apóstol Pablo había descubierto, pues él había atravesado una serie de situaciones que menciona, y que hoy he tratado de aplicar a nuestro tiempo actual.

Pero quiero darte un ejemplo de lo que sucede, cuando sales venciendo en medio de estas dificultades, cuando el enemigo viene hacia ti a querer atribularte: Tú solamente sabes que eres un hijo o hija de Dios, y que tu amor permanece en Él, y cuando vas caminando el enemigo viene para atribularte… Y dice: “Voy a atribular a este creyente, le enviaré estos problemas” y comienzan sus ataques, pero tú estás parado y agarrado (a) del amor de tu vida Cristo, y el enemigo ve que eres fuerte y no puede destruirte…. Entonces cambia de estrategia…

Luego viene para angustiarte, y pone angustia, pero tú no le haces caso, sigues tu caminar en medio de la angustia y sales venciendo nuevamente… “Momento hay que cambiar de estrategia” dice el enemigo…

Lanza persecución en contra de ti, pero tú sabes que no es en contra de ti, sino que es una artimaña del enemigo para desviarte de ese amor puro y sublime que vives con tu amado redentor, entonces dice: “¡Que pasa que no puedo con este creyente!” y de nuevo intenta de otra manera, y se inventa cada forma para “querer destruirte”…

Te envía hambre, pero tú en medio del hambre glorificás la gloria de Dios y estas en victoria sabiendo que tu gran amor Cristo, proveerá… y de nuevo viene una nueva prueba.

Viene la desnudez o escasez… no importa Dios proveerá, sabiendo que cualquier prueba en Cristo es pasajera. Entonces viene el peligro, viene la espada en contra de ti, pero tu sales venciendo en esas dificultades sabiendo que quien te amó primero está de tu lado.

Pero si mientras caminas en el amor de Cristo el enemigo logra distraerte, y si tú cedes a sus propósitos y deseos serás un soldado caído y derrotado por las artimañas del enemigo…

Pero cuando sabes que estás del lado del gigante y el enemigo trata de distraerte, tu volteas y le ves y le dices: “¡Soy más que vencedor (a) mediante Cristo!” Es entonces cuando el enemigo dice: “¡Este creyente le he enviado de todo, pero sigue ADORANDO A SU DIOS!” entonces finalmente se rinde y decide dejarte en paz…

Es entonces cuando el enemigo dice: “NO puedo con este creyente, es mejor dejarle y enfocarme en otro más débil”…

Pero esta vez, aquí no hay débiles, aquí hay un guerrero y una guerrera de Dios que dirá como el apóstol Pablo:

 “Somos más que vencedores en Cristo, porque él nos amó primero”. Romanos 8:37

…Y continúa diciendo que “Ni los ángeles, ni potestades, ni lo alto ni lo profundo etc… ni ninguna otra cosa creada, logrará separarnos del amor de Dios”.

Siendo Cristo el Señor nuestro y nuestro motor, y el motivo por el cual luchamos en medio de este mundo, es tiempo de levantarte en su amor y su misericordia, depositando toda tu confianza en el Señor, quien nunca permitirá que te separes de su gloria y de su amor.

¿Quién te separará del amor de Cristo? A partir de hoy, nada ni nadie podrá apagar el amor y el fuego que arde en tu corazón por Cristo, eres un vencedor, eres una vencedora mediante el poderoso nombre de Cristo el Señor de nuestra vida.

Comprendiendo que el amor de Cristo es quien gobierna en tu vida, estás preparado (a) para enfrentar cualquier situación que en este momento estés atravesando, o cualquier situación que el enemigo quiera hacerte atravesar, pero además estas preparado (a) para hacer brillar ese amor que permanece en tu vida, ofreciéndole amor al mundo, sabiendo que Cristo, el amor de tu vida, te ha fortalecido y te ha hecho un hombre, un joven, una mujer o una joven, completa en Cristo. Por lo tanto por su amor, su bondad y su grandeza, nosotros también decimos como el apóstol Pablo: ¡Nada ni nadie nos podrá separar del amor de Cristo!



6 Respuestas

Toca aquí para comentar


  • Maria el

    Hola Emerson, Bendiciones, Que Dios te bendiga! Y siga usando grandemente.


    • Emerson Diaz el

      Dios bendiga tus palabras Maria, y me alegra más que todo que el tema sobre no separarte del amor de Cristo te fuese de mucha bendición. El Señor bendiga a los tuyos de igual manera y resplandezca su luz sobre tu vida. 🙂


      • Maria el

        Emerson soy María Orona me gustaria contactarte


        • Emerson Diaz el

          Amen hermana María, se te enviaron datos de contacto a tu email, o puedes hacerlo en la sección contacto, en la opción menú en el encabezado de esta página. Bendiciones


  • Sussy Sarmiento Díaz el

    Que hermosa publicación! NADA ME SEPARARA DE TU AMOR MI SEÑOR!


    • Emerson Diaz el

      Me alegra que esté tema te fuese de bendición Sussy. Valió la pena escribirlo. Ahora sigue adelante y no permitas que ninguna artimaña del enemigo te separe del amor de Dios. 🙂 Bendiciones


Leave a Reply