Emerson Díaz nació en la Ciudad Capital de Guatemala y vivió en un humilde barrio de la ciudad Capital. Desde niño comenzó a cantar junto al ministerio evangelístico que su padre ejercía en los años 80s, su padre [actualmente pastor y maestro en teología], recorrió pueblos, ciudades y aldeas en gran parte de Guatemala, y fuera de Guatemala impartiendo la palabra de Dios.

Emerson Díaz

En el transcurso de su aprendizaje musical, su padre le hace su primer regalo instrumental, se trataba de un pequeño teclado, a partir de ese momento comenzó a verle como su instrumento favorito, y es entonces cuando recibió sus primeras clases privadas. Más tarde su interés por la música le lleva a estudiar por algunos años en el Conservatorio Nacional de Música en Guatemala, pero siguió la musicalización por oído.

En los años 90s realizó su primera composición llamada «Cristo ya Viene» entre otras. Compartió y formó parte de varias bandas musicales, en donde se le abrirían las puertas para participar en la Radio y la Televisión. Fue parte de uno de los concursos de Radio más grandes a nivel nacional en Guatemala, en donde la banda en la cual cantaba, logra colocarse como una de las 5 finalistas. Durante su trayectoria en Guatemala compartió eventos y conciertos con cantantes y ministerios reconocidos.

Transcurridos algunos años, Emerson Díaz viaja rumbo a California, para contribuir con una de las obras en la cual su padre es llamado por Dios a trabajar. Durante 10 años Emerson Díaz decide ofrecer su apoyo ministerial a la iglesia pastoreada por su padre, y decide abandonar todo proyecto musical.

Transcurridos los años Emerson Díaz comienza a recibir palabra de Dios, tras una larga pausa, en donde Dios le advierte varias veces que debe de expandir el don que Él le otorgó, y ejercer lo que ha creído en su corazón desde muy chico.

Desde muy chico Emerson Díaz ha creído en su corazón lo que hoy en día comparte en cada una de sus presentaciones, al ofrecer adoración y alabanza principalmente a Dios, cree lo que está escrito en 1 Samuel 16:16, 1 Samuel 16:23, que describe lo que ocurría cuando David tocaba el arpa, él cree que la música que glorifica a Dios, es capaz de llamar la presencia de Dios, con lo cual se logra rescatar al perdido, liberar al oprimido, sanar al enfermo, libertar al cautivo, sanar al corazón herido, e inclusive levantar al caído.

Actualmente Emerson Díaz se encuentra trabajando en varios proyectos musicales, que cuentan con composiciones y letras inspiradas por Dios.