Suscríbete gratis para notificarte cuando publique algo nuevo. --*Suscribirme* cerrar ×
+

Biblia y música son armas poderosas

La Biblia y la música que glorifica a Dios, siempre es importante que la tengas presente en tu diario vivir con Dios, necesitamos tener en cuenta que desde el principio Dios se ha agradado de que le demos la gloria por medio de la voz e incluso por medio de instrumentos musicales, cuando descubrimos que la exaltación es íntegra en la alabanza a Dios, y nace de lo profundo de nuestro corazón, algo poderoso ocurre en el ambiente espiritual, pero antes de conocer el impacto que causa la música de Dios en tu vida y en los que están a tu alrededor, echemos un vistazo a la historia bíblica, y a la secular para obtener una mejor visión sobre la historia de la música.

biblia-y-musica

Descubrir el poder de la Biblia y la música es un impacto celestial.

Si buscamos quien fue la persona quien inventó la música en libros, o en todo tipo de archivos, nos vamos a encontrar con muchas sorpresas, pero bajo la perspectiva cristiana y bíblica, todos sabemos que Dios es el creador de la música. Es por esa razón de que la Biblia es un libro con una gran riqueza de conocimiento espiritual y musical, ya que nos ofrece la posibilidad de conocer una base mucho más estructurada sobre el origen de la música.

En el medio secular a quien le atribuyen la invención de la música es a “Pitágoras”, quien fue un gran filósofo, matemático etc., y se cree que fue “quien inventó la música”, pero hay algo muy interesante que debemos de tomar en cuenta, Pitágoras nació en el año 569 a.C., la fecha de su nacimiento nos da una mejor perspectiva para comprobar que la música indudablemente fue creada desde hace cientos de años atrás, antes que se conociera a Pitágoras como “el inventor de la música”.

La Biblia y música de Dios

La Biblia nos enseña que la música fue creada por Dios, siendo utilizada para darle gloria a Él, ya que podemos encontrar una cantidad de versos bíblicos que nos confirman la utilización de la música desde la antigüedad, y podemos darnos cuenta de que la música ha sido desde el pasado utilizada por los hijos de Dios, para adorarle y rendirle alabanzas a nuestro Dios todo poderoso.

En el libro de Apocalipsis podemos darnos cuenta de que la música está presente en el cielo y desde allí parte su origen celestial, en donde Dios recibe gloria por medio de ella. Pero un dato importante es que la Biblia registra los primeros instrumentos musicales, en Génesis 4:21, en donde se describe que Jubal fue el padre de aquellos que tocaron el arpa e incluso flautas, lo que significa que ya existían músicos en donde Jubal como padre de la música creaba con ellos alabanzas para Dios; aunque hay que destacar que el ámbito secular registra pocos años de antigüedad “al creador de la música”, pero utilizando la Biblia como base fundamental, notamos que en ella se hace alusión constantemente al uso de la música en decenas de versos bíblicos, lo que nos ayuda a comprobar la antigüedad y sus orígenes.

De acuerdo al diccionario bíblico, «Jubal fue el inventor de la flauta y de la lira», la flauta pastoral es considerada como un instrumento de viento, y la lira un instrumento de cuerdas, ambos instrumentos eran utilizados para la gloria de Dios. Un dato interesante es que algunos teólogos creen que la descripción bíblica de Génesis 4:21, data de al menos unos 5,000 años a.C.

El poder de la Biblia y la música

Luego de conocer la antigüedad de la música en la Biblia, podemos nosotros notar, que la música es un factor importante dentro de la congregación, en mi experiencia personal, he comprobado que la música que glorifica a Dios, ha causado un impacto poderoso en el reino de los cielos, la música que glorifica a Dios, realmente es un arma poderosa que debes de saber aprovechar y utilizar conforme el Espíritu Santo te dirija.

Es importante que dentro de la música podamos escribir o cantar cantos que estén de alguna manera inspirados en la Palabra de Dios, ya que de esa manera vamos a encontrar, que por medio del ritmo y la Palabra de Dios, lo que vamos a causar es un impacto importante en el corazón de Dios, pero además, quienes estén reunidos presenciando la adoración o las alabanzas a Dios, sentirán un fluir de su presencia que incluso llegará al quebrantamiento de sus propios corazones.

Si tú eres un músico (ministro) de Dios, es importante que tomes muy en cuenta, que ser un ministro de adoración y alabanza no solamente significa ‘cantar bonito o entonado’, significa una responsabilidad mayor, de búsqueda intensa, entrega y de constante santificación, puesto que Dios desea utilizar vasos limpios, que le adoren en espíritu y verdad. Te imaginas, si primero buscas agradar a Dios en Santidad, y luego combinas la Palabra de Dios con la música, estas tres combinaciones van a causar que la casa de Dios sea sacudida con el poder de su gloria. No hay nada más hermoso que sentir la presencia de Dios poderosamente en su casa.

En la antigüedad, hemos visto que Josué utilizó el shofar (Josué 6:20) para derribar los muros de Jericó por orden de Dios, el shofar es un instrumento de viento que estuvo presente en esa batalla. Podemos darnos cuenta de que la obediencia de Josué, le llevó a causar un impacto terrible sobre sus enemigos. Vemos que la obediencia a Dios, puede hacer cosas que nosotros ignoramos, pero que Dios puede hacer por medio de sus vasos.

Si aplicamos la obediencia hacia Dios en la música, vamos a obtener grandes victorias espirituales.

Cuales deben de ser los pasos a seguir para obtener la victoria al servirle a Dios:

  • Reconocer la soberanía de Cristo sobre tu vida.
  • Debes de creerle primeramente a Dios en su Palabra.
  • Obedecer a su palabra, porque una cosa es creerla y otra obedecerla.
  • Estar convencido (a) de que solamente eres un vaso en las manos de Dios.
  • Afinar tu instrumento de guerra (servir con excelencia), voz, manos e instrumentos.
  • Debes además de buscar la santificación en tu vida.
  • Ser un miembro fiel y ejemplar.

Hoy en día, los muros que muchas veces encontramos dentro de la casa de Dios, no son como los muros de Jericó, a veces son muros que muchas veces están dentro del pueblo de Dios, son muros causados por el dolor, la soledad, la tristeza, la enfermedad, y una variedad de cargas que muchas veces deben de ser ministradas. En mi experiencia personal, aplicando la palabra dentro de la música, he notado que por la gracia y misericordia de Dios, esos muros se destruyen en las vidas de las personas, lo que les ha permitido obtener una comunión más profunda con Dios. Así como Dios utilizó a Josué como un instrumento de guerra, hoy en día Dios está buscando músicos y adoradores, que estén dispuestos a levantar a los caídos, a los enfermos, a utilizar sus armas musicales, para poder romper toda obra de maldad dentro del cuerpo de Cristo por medio de la Palabra de Dios; la música inspirada en la Palabra de Dios, es un arma tan poderosa que en ocasiones me ha sorprendido al ver lo que Dios puede hacer, cuando le ofrecemos un corazón contrito y humillado en adoración.

Hay que dejar en claro que la adoración y la alabanza, son exclusivamente para la exaltación a Dios, pero además, son armas poderosas que no solamente llevan exaltación a Dios, son armas que golpean los muros que están impidiendo que el pueblo pueda obtener una comunión profunda a la hora de exaltar a Dios.

Si tenemos la Palabra de Dios enraizada en nuestro corazón, y luego la aplicamos dentro de la música, ¿te imaginas lo que Dios hará con esa arma? Sin lugar a dudas esto será algo poderoso que al final será para la propia gloria y honra de Dios. Una pequeña partícula o átomo, es capaz de crear una reacción en cadena catastrófica, si esto puede hacer un átomo que es considerado extremadamente pequeño, te imaginas las grandes cosas que podrías hacer con el poder de Dios en el ámbito espiritual. También haríamos estragos favorables para el reino de Dios.

No te olvides de utilizar estas armas poderosas. Aún cuando el enemigo quiera venir a destruirte, abre tu boca en alabanza, abre tu boca en adoración, exalta el nombre de Dios, y verás como el enemigo sale derrotado, cuando vea que en medio de cualquier circunstancia tú eres capaz de exaltar el nombre de Cristo, se cumplirá la palabra que nos advierte de ‘resistir al enemigo y él huira’, y una de las formas de hacerlo es alabando y adorando a Dios.

Nuestra boca es un arma de bendición poderosa, si la utilizamos para bien, vamos a lograr cosas grandes al servicio de Dios. No solamente los instrumentos son armas poderosas o la música, nuestra lengua debe de estar llena de alabanzas para Dios, de esa manera vamos a mantener nuestra boca ocupada en glorificar el nombre de Dios, y a su vez vamos a rodearnos de la gracia y la misericordia de Dios.

La última pregunta que me gustaría dejarte es; ¿Estarías dispuesto (a) a utilizar estas armas para la gloria de Dios? Si tu respuesta es “¡Sí!”, entonces recuerda que sobre todas las cosas, tu solamente eres un vaso en las manos de Dios, porque si reconoces en un acto de humildad, que tu solamente eres un instrumento para Él, y te humillas bajo su poderosa mano, serás también un arma poderosa en las manos de Dios, y no hay nada más satisfactorio, que ser un instrumento útil para la gloria de Dios. Emersondiaz.com



Sin respuesta

Toca aquí para comentar


Todavía no se han publicado comentarios.

Leave a Reply